A pesar de que la pandemia continúa en uno de sus momentos críticos, existe otro grave problema que afecta a México y ha estado presente por décadas. Se trata de la violencia que ataca a toda la población y no distingue clases sociales ni profesiones porque todos se encuentran expuestos por igual. Se puede manifestar de distintas maneras y ahora se suma un nuevo caso que ha sido mortal porque se trata del asesinato de un médico en Zacatecas.

Ataques contra profesionales de la salud no se detienen

Con base en los reportes, la agresión se dio durante la tarde de este 22 de febrero en la capital del estado. Mientras el Dr. Héctor Ruiz Calzada iba en su automóvil a plena luz del día fue atacado por un grupo de personas que iban en otro vehículo. Uno de ellos sacó un arma de fuego y disparó en varias ocasiones contra el doctor.

A raíz de las balas el médico perdió el control de su coche y se estrelló contra otro que estaba estacionado. De inmediato se solicitó el apoyo de paramédicos que llegaron al poco tiempo. Pese a sus esfuerzos fue imposible revivir al galeno, quien murió en el lugar.

Por su parte, los agresores se dieron a la fuga sin que se pudieran identificar las placas de su vehículo. Mientras que por la manera en que se dieron los hechos todo apunta a que fue una agresión directa. Todo fue planeado y atentaron de manera directa contra la vida del médico.

Los hechos de inmediato han provocado indignación de todo el gremio de la salud. Lo que se sabe es que el Dr. Ruiz Calzada era oncólogo en el Hospital General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en la entidad. Además tenía un segundo trabajo como profesor en la Unidad Académica de Medicina Humana en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Luto en todo el gremio de la salud

Por su parte, el Colegio Médico de la entidad de inmediato se pronunció al respecto. De forma enérgica se solicita a las autoridades que investiguen y esclarezcan lo que ha sido calificado como un “acto de barbarie” contra uno de sus compañeros. Su presidente, Jesús Fernández Candelas, declaró que se encuentran de luto por la pérdida de un gran profesional de la salud.

Además agregó que el oncólogo tenía un fuerte compromiso con sus pacientes y sus alumnos. Por lo que no hay indicios de que tuviera problemas personales o de algún tipo que pudieran derivar en una agresión de este tipo.

Mientras tanto, el riesgo al que se enfrentan los médicos en nuestro país no se limita a los hospitales por la Covid-19. En realidad están expuestos en todo momento debido a los altos niveles de violencia que no disminuyen pese a las circunstancias actuales.