Atención integral de la primera infancia en América Latina

En la actualidad, en los países de América Latina y el Caribe, así como a nivel global, existe un amplio consenso con respecto a la importancia de universalizar políticas y programas de protección social para la infancia, de manera que se puedan garantizar los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes y, de esta manera considerar los impactos de la inversión en el bienestar individual y colectivo1.

Hoy, no sólo es más probable que los niños y niñas estén más expuestos a las consecuencias de la pobreza y la pobreza extrema, sino, que, además, en ellos, los efectos de la pobreza permanecerán por el resto de sus vidas, conduciendo a malas condiciones de salud, malnutrición, deficiencias en su desarrollo y falta o escasa educación.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, proclama que “toda persona tiene derecho a la educación”, estableciendo la educación como un derecho humano fundamental. Con esta declaración se asume que, “el objetivo de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favoreciendo la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoviendo el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz”2.

La educación desde el nacimiento

El sentido común y las investigaciones científicas, nos han mostrado que la primera infancia constituye una etapa crucial en el desarrollo humano. Las investigaciones en neurología y psicología cognitiva han mostrado evidencias incuestionables sobre la importancia del estímulo en la primera infancia, ya que durante los primeros los primeros años de vida, influenciados por los estímulos que recibe de su entorno, se determina su desarrollo posterior, tanto físico como psicosocial y cognoscitivo.

Cuando son negativos los estímulos que reciben los niños, afectados por la violencia, la desnutrición, la pobreza o la falta de protección y afecto, es mayor el riesgo de presentar problemas en el desarrollo y bienestar físico, problemas psicológicos y mentales, bajo desempeño escolar, conductas antisociales3. Por el contrario, los estímulos positivos como la experiencia de la educación preescolar de alta calidad, tiene efectos significativamente positivos en el rendimiento académico posterior, en mejores oportunidades para el empleo y en una mayor productividad, lo cual contribuye de manera eficaz a compensar las situaciones de desventaja y a reducir las desigualdades socioeconómicas.

Otras investigaciones señalan que los niños nacen con un nivel de competencia intelectual similar, independientemente del grupo socioeconómico al que pertenezcan, sin embargo, a partir de los 18 meses de edad este nivel se va distanciando, en perjuicio de los niños y niñas que provienen de los sectores socioeconómicos bajos4. Por esta razón, se recomienda la inversión en la educación temprana, ya que las habilidades y potencialidades del niño al momento de ingresar a la escuela constituyen el factor más determinante para el aprovechamiento de la educación posterior5. Por lo tanto, la primera infancia es la etapa de gran vulnerabilidad y oportunidad3.

La oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe está llevando a cabo un proyecto regional “Indicadores de educación de la primera infancia: Seguimiento de la Evaluación de Educación para Todos”, cuyo principal objetivo es construir un marco conceptual y un conjunto de indicadores comparables que sirvan para analizar la situación educativa de la primera infancia y mejorar las políticas y programas dirigidos a la primera infancia6.

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio de Centroamérica y El Caribe
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica

MATERIAL EXCLUSIVO PARA USO DE FUERZA DE VENTAS DE RB PARA PROFESIONALES DE LA SALUD. PROHIBIDA SU DISTRIBUCIÓN A PÚBLICO

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Umayahara, M. (2004). En búsqueda de la equidad y calidad de la educación de la primera infancia en América Latina. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 2 (2), pp. 21-49.
  2. Declaración Universal de Derechos Humanos. Artículo 28. org. [cited 2021 Nov 21]. Available from: https://www.ohchr.org/en/udhr/documents/udhr_translations/spn.pdf
  3. Young, M. E. “Ensuring a Fair Start for All Children: The Case of Brazil”. From Early Child Development and Human Development: Investing in Our Children’s Future, Young, M.E (Ed.), The World Bank, Washington, D.C. 2002. pp. 123-142.
  4. Bralic, S., Edwards, M., Lira, M. I. “Estrategias de Alimentación, Crianza y Desarrollo Infantil Documento,” N° 1: Informe Final. Centro de Estudios de Desarrollo y Estimulación Psicosocial (CEDEP). Santiago de Chile.
  5. Selowsky, 1976, citado en Latorre, C. L. Una Mirada a la Situación de la Infancia en América Latina y el Caribe. Santiago de Chile. 1999.
  6. UNESCO-OREALC. Educación para Todos en América Latina: Un objetivo a nuestro alcance. Informe Regional de Monitoreo de la EPT 2003. Santiago de Chile.