La actual pandemia ya es considerada la más grave de los últimos 100 años y lo que más preocupa es que todavía no ha sido superada ni siquiera controlada. Aunque ya se cuenta con las primeras vacunas disponibles, todavía falta mucho por hacer. Para una correcta aplicación entre la población mundial se van a requerir varios meses e inclusive años. El problema es que las personas emprendedoras no pueden detenerse ni esperar para poder actuar.

En el caso de los médicos como tú, contar con un consultorio propio ahora puede ser más complicado que antes por el aspecto financiero. La crisis actual ha hecho más difícil que se pueda cumplir con el objetivo de abrir un espacio en el que tú mismo seas tu propio empleador.

Rentar espacios ya amueblados

Como solución, ahora se ha popularizado una nueva alternativa a la que puedes recurrir. De forma simple, el coworking médico consiste en la posibilidad de rentar un consultorio ya equipado para poder atender a los pacientes ahí mismo. Se trata de una opción mucho más económica que la forma tradicional de conseguir un espacio y además comprar toda la maquinaria que se requiere.

Previamente ya te compartimos algunas de las principales opciones de coworking médico que existen en México. Lo que todas tienen en común es que te permiten rentar consultorios por día e inclusive por hora. De esta manera no requieres de grandes cantidades de dinero y te ahorras todos los trámites que solicita la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Aspectos positivos del coworking médico

Una de los beneficios que ofrece el coworking médico es que el arrendamiento de un consultorio se puede hacer por horas, lo que significa que el médico puede elegir un plan de acuerdo a sus posibilidades económicas y de agenda.

Antes de tomar la decisión de rentar un espacio, el médico puede visitar las instalaciones y conocer los consultorios disponibles y servicios adicionales para optimizar la atención de sus pacientes. De esta manera sabrán si es conveniente para su especialidad y el tipo de consultas que ofrecerán.

Cuando se renta un consultorio bajo el esquema de renta fija, los médicos no tienen muchas opciones para elegir el espacio, las horas y el costo del lugar, porque existen gastos que se deben cubrir tales como: servicios de agua, luz, teléfono, internet. En el caso de los doctores que apenas se inician en el campo laboral y desean hacer una inversión fuerte para montar su consultorio, la renta fija no es una opción. En cambio, la renta por horas cuenta con esquemas que les permiten ahorrar en gastos fijos, equipos y mobiliario.

Normalmente un médico que arrenda un consultorio fijo tiene que revisar requisitos de verificación, aviso de funcionamiento, documentación oficial, entre muchas otras cosas más. En la modalidad del coworkig médico el arrendador es el encargado de revisar esos trámites para que los médicos que contraten el servicio no tengan que preocuparse por otra cosa.

Otro de los grandes beneficios de pertenecer a un coworking médico es que se pueden formar redes de colaboración, establecer relación con otros especialistas y encontrar oportunidades para crecer profesionalmente.