A lo largo de los últimos meses China se ha convertido en noticia para todo el mundo. Al inicio se le hizo responsable de la actual pandemia porque los primeros casos documentados de Covid-19 surgieron en la ciudad de Wuhan. Aunque a partir de investigaciones actuales ha visto que el virus SARS-CoV-2 ya tenía presencia en algunas naciones europeas desde meses antes. De igual forma, se ha señalado que habría fabricado esta cepa de coronavirus en un laboratorio, aunque a la fecha no se ha podido comprobar.

De tal forma, hasta el momento la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la teoría de que esta nueva enfermedad surgió de manera natural. Se sospecha que al igual que otras cepas de coronavirus, llegó al humano vía zoonosis a través de murciélagos o pangolines.

China sufre de otro problema sanitario

Ahora bien, después de la situación de alarman que enfrentó China al inicio del brote y la cual obligó al cierre de fronteras de ciudades enteras, la normalidad ha comenzado a regresar de manera paulatina. Inclusive ya se han realizado eventos masivos y los niños han retornado a las clases presenciales. Pero ahora la nación asiática enfrenta un nuevo problema de salud que amenaza con salirse de control.

Todo parte de un incidente ocurrido en septiembre en la provincia de Gansu donde una planta biofarmacéutica que produce vacunas para animales utilizó desinfectantes caducados por error. Como resultado, sufrió la fuga de una bacteria en su gas residual. Desde entonces, los pobladores de los alrededores han sido los más afectados. Hasta el momento se ha analizado a más de 56 mil personas y ya van seis mil 620 que han dado positivo a la brucelosis.

Por su parte, las autoridades sanitarias locales han explicado que los principales síntomas son bastante similares a los de la gripe y la Covid-19. Sus manifestaciones son fiebre, debilidad, malestar y pérdida de peso.

Principales formas de contagio

Además se indica que se puede contraer al tener contacto directo con animales infectados, al comer o beber productos contaminados o al inhalar agentes en el aire. Precisamente de esta última forma es como se produjo el actual brote que cada vez es más numeroso en China.

Por lo pronto, ya suman seis representantes de la compañía responsable del error que se encuentran detenidos y ahora enfrentan diversos cargos. Mientras que ahora el principal temor es que el brote continúe en expansión y afecte a un grupo todavía mayor de personas.