Tanto en la medicina clínica como la farmacéutica, se necesitan hacer pruebas de las nuevas terapias antes de sacarlas al mercado. Aunque los experimentos en animales y humanos son ampliamente utilizados, pueden no ser la mejor opción. Con el objetivo de reducir el uso y/o sufrimiento de seres vivos, varios grupos de científicos han explorado la utilización de un modelo sintético que imite el comportamiento de los seres humanos.

Un grupo de investigadores diseñaron un tejido sintético 3D que replica el funcionamiento del atrio de un corazón. Este modelo utiliza células madre pluripotentes, puede latir y expresa características genéticas. Igualmente, reacciona a medicinas y tratamientos como lo haría un órgano real. Se espera que pueda servir para probar terapias contra para la fibrilación auricular.

Marta Lemme, coautora del estudio que describe el modelo sintético, apunta que no solo servirá para pruebas farmacológicas. El tejido también podría utilizarse para evaluar nuevos tratamientos mecánicos. Además, de acuerdo a los resultados que aparecen en la revista Stem Cell Reports, ayuda a resolver los principales retos en el campo de investigación para este tipo de arritmia.

Esta es la primera vez que se genera in vitro un tejido sintético humano del atrio del corazón de células madre pluripotentes. Podría ser útil para laboratorios académicos  y la industria farmacéutica. Para probar potenciales nuevas drogas, necesitamos generar un modelo in vitro de la fibrilación auricular. El primer paso es obtener células similares a los cardiomiocitos atriales.

Tejido sintético creado con modificación genética

De acuerdo con Lemme, del Centro Médico Universitario Hamburg-Eppendorf, se utilizó reprogramación genética para crear el tejido sintético. Primero se tomaron muestras de piel o sangre de donadores humanos. Estas células se regresaron a un estado similar al de una célula madre. Posteriormente, fueron tratadas con un metabolito de la vitamina A para transformarlas en microorganismos similares a los cardiomiocitos atriales.

Lemme aseguró que todavía se trabajará para lograr que el tejido sintético se asemeje más al humano. Reafirmó que el equipo de trabajo se dedicará a reproducir arritmias e inducir fibrilación auricular a su modelo. Igualmente, se usará para probar algunos fármacos.