Cobervax: La primera vacuna del mundo contra COVID libre de patentes

En lugar de producirse con fines lucrativos, esta vacuna podría fabricarse en todo el mundo y ponerse en el mercado de forma barata y sin represalias legales.

Se llama Cobervax y la apodan “la vacuna Covid del mundo” por ser la primera vacuna libre de patentes frente al Covid-19.

Esta vacuna podría fabricarse en todo el mundo y ponerse en el mercado de forma barata

Es decir, en lugar de producirse con fines lucrativos, esta vacuna podría fabricarse en todo el mundo y ponerse en el mercado de forma barata y sin represalias legales. Sus desarrolladores, científicos del Hospital Texas Children’s lo han dejado claro: no intentan ganar dinero, “sólo queremos que más gente se vacune”.

Los datos clínicos sobre su eficacia todavía son escasos. Según el Hospital Texas Children’s, la nueva vacuna tiene una eficacia de al menos el 90% contra el virus del SARS-CoV-2. Frente a la variante Delta, esta efectividad se reduce a un 80%.

Por su parte, Biological E. ha afirmado que ha completado dos ensayos clínicos de fase 3 con esta vacuna. En ellos han participado más de 3.000 personas en toda la India. Uno de ellos ha concluido que Corbevax es más de un 80% eficaz contra la enfermedad sintomática. La empresa no ha hecho públicos los datos subyacentes.

Aún así, sus creadores la consideran como alternativa eficaz frente a las vacunas de ARNm. Estas son caras y de suministro limitado, protegidas por la Big Pharma.

Cobervax y la apodan “la vacuna Covid del mundo” por ser la primera vacuna libre de patentes frente a la infección

Esta vacuna libre de patentes contra el Covid-19 de “segunda generación” ha sido desarrollada por Peter Hotez y Maria Elena Bottazzi, del Hospital Texas Children’s. Para poder hacerlo, Hotez y Bottazzi contaron con una ayuda del gobierno estadounidense de 7 millones de dólares procedentes de inversores, en su mayoría privados.

Esta cifra contrasta con los 4.100 millones que se invirtieron para el desarrollo de la vacuna de Moderna. Posteriormente, se concedió la licencia de fabricación a Biological E. a través de un equipo de comercialización del Baylor College of Medicine de Houston, donde también trabajan ambos desarrolladores. Hotez y Bottazzi no obtendrán personalmente ni un céntimo de ello, pero su empleador, el Baylor College, se llevará una comisión.

Los desarrolladores, Hotez y Bottazzi, contaron con una ayuda del gobierno estadounidense de 7 millones de dólares procedentes de inversores, en su mayoría privados

Más de mil millones de dosis de Cobervax

El equipo del Texas Children’s Hospital también está trabajando con Biological E. para asegurarse de que tienen los conocimientos necesarios para fabricar las dosis. De hecho, la compañía tiene ambiciosos planes de producción. Planean producir más de mil millones de dosis de la vacuna en 2022. Hotez ha revelado que la empresa farmacéutica tiene unos 150 millones de dosis de Cobervax listas para distribuir, con 300 millones de dosis más preordenadas por el gobierno indio.

La empresa espera aumentar la producción a 100 millones de dosis mensuales para poder atender mejor a una nación en la que sólo alrededor del 40% de la población está totalmente vacunada.

Esta alternativa de código abierto se utiliza en La India desde el pasado 28 de diciembre

La India  y Bottazzi han comenzado a entablar conversaciones con otros fabricantes de todo el mundo. Incluso han consultado a la Organización Mundial de la Salud para ver cómo pueden compartir la vacuna a nivel mundial. Si todo va según lo previsto, los fabricantes de todo el mundo podrían producir sus propias versiones de la vacuna.

Notas relacionadas:

6 cualidades que todos los disruptores de la atención médica tienen en común

¿Qué necesitas para poner una farmacia de manera LEGAL en México?

ISSSTE pide a su personal prepararse para la cuarta ola