¿Cómo saber si el COVID-19 afectó el desempeño sexual del paciente?

Un estudio encontró que de los 459 participantes, una de cada cuatro personas experimentó una disminución en el deseo sexual basado el COVID-19.

398

El coronavirus no es solo una enfermedad respiratoria. Es una dolencia que también ha impactado nuestro ser psicológico y ha alterado la idea de las personas sobre el amor, las relaciones y el deseo sexual.

COVID-19: poco deseo sexual

Muchos factores pueden causar un bajo deseo sexual en las personas. Desde una relación poco saludable hasta una condición física y muchos factores que provocan estrés. La ciencia detrás de la disminución del deseo sexual podría ser cualquier cosa.

Sin embargo, dado que estamos atravesando una pandemia, una situación que nos ha alejado de nuestros seres queridos. Nos ha frustrado con las restricciones y nos ha llenado de miedo.

Por lo tanto, es natural que algunos pacientes se sientan bajos de amor, una de las principales razones por las que tenemos poco impulso sexual.

No existe un vínculo directo entre la enfermedad del coronavirus y el deseo sexual

Un estudio chino publicado en julio en The Journal of Sexual Medicine, encontró que de los 459 participantes, una de cada cuatro personas experimentó una disminución en el deseo sexual basado en la pandemia de coronavirus.

Si bien no existe un vínculo directo entre la enfermedad del coronavirus y el deseo sexual. Los expertos han indicado que la pandemia mundial puede habernos afectado de una manera que ha llevado a un menor deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Algunas de las cosas son ansiedad, estrés, hábitos de vida poco saludables, baja autoestima y más. Aquí hay un vistazo detallado de cómo COVID-19 puede haber afectado nuestros deseos sexuales y libido.

¿El estrés y la ansiedad juegan un papel?

Si bien sólo se han realizado investigaciones a pequeña escala para analizar las implicaciones de la pandemia en los niveles de ansiedad y estrés de las personas. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ha declarado que la pandemia actual puede causar estrés y ansiedad en las personas.

Esto, a su vez, podría sugerir que indirectamente la crisis de COVID puede haber conducido a una disminución de la libido en hombres y mujeres.

Falta de deseo sexual

La era anterior a COVID se trataba de trabajar durante la semana y salir los fines de semana. Cualquier tiempo libre significaría una cita nocturna o unas vacaciones románticas para escapar del alboroto diario. Sin embargo, desde el inicio del coronavirus, nuestra vida romántica puede haber sufrido debido a los bloqueos y restricciones de COVID.

La falta de entusiasmo, pasión y aventura pueden haber reducido los deseos sexuales de tus pacientes, lo que lleva a una falta de deseo sexual.

Notas relacionadas:

Viene ‘pesadilla’ COVID en siguientes meses según expertos

Coahuila, primer estado en vacunar contra COVID a menores de 12 a 17 años

¿Qué hace que las personas vacunadas sean más propensas a infecciones graves por COVID-19?