Dentro de cualquier unidad de salud es indispensable contar con personal de enfermería. No son un complemento del médico porque ambos parten de formaciones distintas. En realidad cada uno desempeña un trabajo único que al final permite ofrecer una atención integral al paciente. Lo cierto es que se trata de una profesión en la que se requiere de mucha paciente y tener la suficiente capacidad de empatía por el contacto cercano que se tiene con los enfermos.

Ahora bien, el personal en enfermería se enfrenta a muchas dificultades. Una de ellas es que no se cuenta con los suficientes trabajadores para atender a los pacientes que lo requieren. De acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), en nuestro país hacen falta 255 mil enfermeras y enfermeros para alcanzar el número mínimo que recomiendan las autoridades internacionales.

En el censo del 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se dio a conocer que existen 475 mil 295 profesionales de la Enfermería en México. Esto indica que por cada mil habitantes hay 3.9 enfermeras. A su vez, se debe recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que existan al menos 6 enfermeras por cada mil personas.

Enfermeros en México, de los peor pagados en el mundo

Por otra parte, una de las mayores adversidades que vive la profesión en México es el bajo salario que reciben quienes la ejercen. A inicios de este año el Instituto Belisario Domínguez presentó el reporte titulado Las remuneraciones del personal de la salud en México: entre el amor al arte y los esfuerzos débilmente recompensados.

Dentro del trabajo se menciona que el salario promedio actual del personal de enfermería es de 9 mil 909 pesos al mes. La cifra representa menos de la mitad de lo que ganan las enfermeras en Chile o Italia por realizar exactamente las mismas actividades.

Profesión con altos niveles de estrés y de alto riesgo

De igual forma, se debe recordar que ante la actual pandemia por Covid-19, el riesgo al que se enfrenta el personal de enfermería es todavía mayor. A la fecha el 22 por ciento del total de mexicanos que se han infectado con el virus SARS-CoV-2 son profesionales de la salud. Y de ellos, alrededor de un tercera parte es personal de enfermería.

Hoy ser enfermero implica un elevado desgaste emocional por el creciente número de pacientes, pero además se debe exponer la integridad personal por la de los demás. Son demasiados los riesgos que implica la profesión y la retribución económica es mínima. Por lo mismo, al igual que en otras áreas de la salud, no es suficiente con aumentar las fuentes de empleo sino ofrecer un pago que sea justo con respecto a las actividades que se realizan.