A través de un iniciativa presentada por la Federación Mundial del Corazón y que tuvo el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se nombró al 29 de septiembre como el Día Mundial del Corazón. Se conmemoró por primera ocasión en el 2000 como una estrategia para dar a conocer de forma masiva las enfermedades cardiovasculares, así como su prevención y tratamiento.

El principal objetivo es reducir la mortalidad por enfermedades cardiovasculares porque resulta imprescindible para lograr disminuir en un 25 por ciento las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles para el año 2025, según el compromiso adquirido en el Plan Mundial de Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles.

La primera causa de muerte en México y el mundo

En ese sentido, las enfermedades cardiovasculares se mantienen en el primer lugar de mortalidad en el mundo. En México, cada año provocan más de 120 mil muertes, lo que corresponde aproximadamente al 19 por ciento de todas las defunciones del país.

La enfermedad cardiovascular predominante a nivel mundial es el infarto agudo al miocardio o enfermedad isquémica del corazón.

El tener altos niveles de colesterol LDL o “malo”, hace que éste se adhiera a las paredes de las arterias y las llegue a tapar, existiendo el riesgo de sufrir infarto o embolia.

Infografía: Bypass de corazón
Infografía: Bypass de corazón

Cambios sencillo que ayudan a prevenir problemas cardíacos:

  1. Adoptar una alimentación saludable.
  2. Hacer ejercicio físico todos los días.
  3. Dormir de 6 a 8 horas continuas diariamente.
  4. Evitar el consumo del tabaco.

Por su parte, la OMS ha impulsado una serie de estrategias claves a las cuales ha denominado “inversiones óptimas” para prevenir y controlar las enfermedades cardiovasculares. Lo que se busca es que todos los gobiernos las adopten para que sea más sencillo el cumplimiento del objetivo.

  • Políticas integrales de control del tabaco.
  • Impuestos para reducir la ingesta de alimentos con alto contenido de grasas, azúcar y sal.
  • Construcción de vías peatonales y carriles para bicicletas con el fin de promover la actividad física.
  • Estrategias para reducir el consumo nocivo de alcohol.
  • Suministro de comidas saludables en los comedores escolares.