Educación a distancia en medicina

El COVID-19 ha originado grandes cambios y medidas de control a nivel mundial, entre las que se ha destacado el cierre de escuelas, universidades y lugares de congregación de personas como oficinas y centros comerciales1.

Debido a esto, la educación a distancia o virtual surge como una solución inmediata. La educación a distancia es un modelo de educación con un enfoque de enseñanza y aprendizaje del modelo educativo actualmente utilizado, por medio de herramientas electrónicas para mejorar el acceso a nuevos conocimientos y actitudes, de manera interactiva2.

Aun con las facilidades que ofrece la era digital, la educación a distancia supone un desafío para las unidades formadoras en América Latina. Sin embargo, no es posible lograr su desarrollo satisfactorio, a pesar de los múltiples beneficios que ésta ofrece, como son: la accesibilidad, el costo, la inclusión, la calidad; al mismo tiempo que cuentan con recursos clave como pedagogía, apoyo docente, recursos de enseñanza y sobre todo la fácil administración2.

El ser humano es el centro de la atención médica: la interacción personal con el profesional de la salud es fundamental. Y, por lo tanto, el pregrado en medicina se ha dividido en dos etapas:

  1. El entrenamiento en ciencias básicas médicas, que se da usualmente en el campus universitario. Los estudiantes comparten cursos con otras carreras y hacen prácticas en espacios como anfiteatros, museos de anatomía y laboratorios; complementándolas con actividades propias de la vida universitaria, como las actividades culturales y deportivas. Comúnmente, los estudiantes no participan en atención de pacientes o en servicios hospitalarios durante los primeros años de formación.
  2. El entrenamiento en ciencias clínicas, que se cursa en escenarios hospitalarios. Entonces, se da el contacto con pacientes en consulta externa, las rondas hospitalarias, salas de cirugía y los servicios de urgencias, formando parte de la rutina diaria de la formación.

En la segunda parte de su formación los estudiantes están expuestos a agentes infecciosos en este ámbito clínico, aun antes de la pandemia, constituyéndose esto, en parte de su formación: aprendiendo sobre bioseguridad y protección personal. En la actualidad, este riesgo parece ser similar en ambas etapas de la preparación profesional3.

Las restricciones establecidas por el Ministerio de Educación de restringir la rotación de estudiantes en los hospitales universitarios, ha interrumpido gravemente la preparación clínica de los estudiantes. Aunque se instalaron hospitales simulados y otros espacios de aprendizaje, la falta de contacto directo con el paciente puede tener repercusiones sobre el entrenamiento de los futuros médicos.

A pesar de que la formación del médico requiere de la rígida formación presencial, la medicina ha avanzado mucho en técnicas remotas. De hecho, ya se realizan cirugías robóticas y remotas desde el 2001, realizando entrenamiento de cirujanos a distancia, ampliando el uso de diversos tipos de cirugía por telepresencia.

Esta profesión necesita del contacto físico y la conversación directa con el paciente. Esta es una característica esencial que se ha diluido con las prácticas derivadas de la telemedicina: donde la interacción se reduce a ubicar un síntoma; a partir de allí se solicitan toda clase de estudios de imágenes o de laboratorio para guiar un diagnóstico correcto.

A pesar de que se ha avanzado mucho en técnicas remotas, no puede volverse normal que el médico se conforme con las variables fisiológicas cuantitativas de su paciente, como lo son las pruebas de laboratorio.

Por ahora, la simulación y la creatividad didáctica ha permitido a los estudiantes avanzar en su formación, sin embargo, es imperativo que haya escenarios, y prácticas más adecuadas. La pandemia nos ha mostrado la importancia de que los médicos y profesionales de la salud se distingan por su excelencia académica y, sobre todo, por la empatía, la resiliencia y la ética que les exige el juramento hipocrático3.

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio de Centroamérica y El Caribe
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica

MATERIAL EXCLUSIVO PARA USO DE FUERZA DE VENTAS DE RB PARA PROFESIONALES DE LA SALUD. PROHIBIDA SU DISTRIBUCIÓN A PÚBLICO

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. School    closures    caused    by    coronavirus (Covid-19) [Internet]. [Citado 2021   nov.    25]. Disponible en: https://en.unesco.org/covid19/educationresponse
  2. Commonwealth of learning. Guidelines on distance education during Covid-19 [internet]. Burnaby: COL; 2020 [Citado 2021     25]. Disponible en: http://oasis.col.org/handle/11599/3576?fbclid=IwAR2QPpfR0gDR_kI_zechA8RUO_pJhm4pdRkx-aBGRCC1bJqkilF6fplG-ek
  3. Grupo multidisciplinario de innovación en educación**. Educación virtual en medicina y ciencias de la salud: no es suficiente – Razón Pública [Internet]. Razonpublica.com. Razón Pública; 2021 [Citado 2021     25]. Disponible en: https://razonpublica.com/educacion-virtual-medicina-ciencias-la-salud-no-suficiente/