x

¿El asma puede ser inducido por la actividad física?

¿El asma puede ser inducido por la actividad física?

¿El asma puede ser inducido por la actividad física?

El asma, es una enfermedad crónica que estrecha las vías respiratorias y puede llegar a beneficiarse o no con la actividad física. Sobre todo, porque los profesionales de la salud recomiendan a los pacientes con problemas respiratorios mejorar la capacidad pulmonar por medio del deporte. Sin embargo, hay que tener presente que los entrenamientos de alta exigencia pueden llegar a ser contraproducentes y causar mayores daños a la salud.

La tos, sibilancia, disnea y opresión en el tórax, durante o después de ejercitarse, son indicadores de una obstrucción transitoria de las vías aéreas. Que puede durar de 5 a 15 minutos a causa de la resequedad de la mucosa, aumento de la permeabilidad, congestión vascular y edema de las vías aéreas.

El broncoespasmo debe ser vigilado

Las personas que sufren de asma tienen un riesgo mayor, entre el 70% y 80% de sufrir una broncoconstricción inducida por la actividad física. A diferencia de las personas sin asma, donde su riesgo puede estar en un intervalo de 10% a 15%. De todos modos, esto no quiere decir que las personas con problemas respiratorios no pueden realizar actividad física. Solo, se recomienda ejercitarse, siguiendo los parámetros estandarizados por un profesional de la salud.1

Este síndrome se puede presentar pocos minutos después de concluida una actividad física exigente. Pero, en algunas oportunidades los efectos se presentan en forma tardía de 6 a 10 horas después del sobreesfuerzo. Principalmente, porque el individuo respira por la boca, provocando un enfriamiento de las vías aéreas durante la hiperventilación.

El aire frio, la contaminación ambiental, el cloro de las piscinas y los químicos de los productos de limpieza, pueden ser desencadenantes de la inflamación y secreción excesiva de mucosidad de las vías respiratorias. Generando una constricción de los pulmones, afectando la forma en que entra y sale el aire de nuestro cuerpo.

El análisis de la función pulmonar por medio de una prueba de espirometría. Se convierte en la ayuda diagnostica más acertada para detectar como se encuentra fisiológicamente el aparato respiratorio. De tal forma, que se pueda establecer un tratamiento direccionado a reducir la severidad de los síntomas del asma inducido y mejorar las condiciones de vida.2

Los fármacos de acción rápida que ayudan a abrir las vías respiratorias, son recomendables para tener en cuenta antes de la actividad física. No obstante, en muchos casos el médico indicará medicamentos que ayuden a reducir la inflamación y   controlar el asma crónico. Además, mejorar el estilo de vida, ejercitarse en un ambiente cálido, aplicar técnicas de manejo de respiración consciente y evitar los factores desencadenantes, son estrategias que benefician el aparato respiratorio.

El asma puede ser inducido por la actividad física, pero también se puede prevenir. Ya que, la perdida de agua y el calor del tracto respiratorio se puede mejorar, modificando la respiración. De tal forma, que la actividad física no cause problema. Si no, que por el contrario se logre optimizar los beneficios que aporta el ejercicio. Que van desde aumentar la fuerza muscular, hasta mejorar el ánimo y la energía.

Referencia:

  1. Víctor Landa Ortiz. Asma inducida por ejercicio. Rev. Medic. Univ. Veracruzana. [internet] 2004 [consultado: 18 marzo 2021]; 4(1). Disponible: https://www.uv.mx/rm/num_anteriores/revmedica_vol4_num1/articulos/asma-ejercicio.htm.
  2. NÚÑEZ C MARIETTA, MACKENNEY P JORGE. Asma y ejercicio: Revisión bibliográfica. Rev. chil. enferm. respir.  [Internet]. 2015 Mar [citado 2021 Mar 18]; 31(1): 27-36. Disponible en:

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-73482015000100004&lng=es.

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73482015000100004.

Compartir

Lo más Reciente

ÚNETE A LA COMUNIDAD DE PROFESIONALES DE LA SALUD