En la actualidad más de 2.5 millones de personas a nivel mundial padecen de Esclerosis Múltiple, por lo que es catalogada como una de las enfermedades neurológicas más frecuentes. Aunque a la fecha, uno de los mayores inconvenientes es que se desconoce con certeza su origen. Por lo mismo, no se cuenta con una cura sino sólo con opciones de tratamiento que deben seguir de manera estricta de por vida.

En México el panorama no es muy distinto, aunque de manera reciente se han logrado algunos avances. Uno de los más significativos es que desde 2019 se designó el último miércoles de mayo como el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple. Con esto, se busca hacer visible este padecimiento entre la sociedad y motivar las investigaciones pertinentes.

Con lo anterior en mente, el equipo editorial de Saludiario tuvo la oportunidad de entrevistar a la Dra. Verónica Rivas Alonso, Médico Cirujano egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Además es especialista en Neurología con Alta Especialidad de Esclerosis Múltiple. Lo primero que comentó es que en nuestro país se estima que existen entre 20 mil y 25 mil personas que sufren de este padecimiento. Ante la falta de una cifra certera, actualmente se lleva a cabo el primer censo nacional para identificar con precisión el número de pacientes.

Dra. Verónica Rivas Alonso

Si bien, cualquiera puede desarrollar Esclerosis Múltiple, es una enfermedad que se presenta con mayor frecuencia en las mujeres. Además, suele atacar en específico a personas de entre 20 y 40 años. Por lo mismo, es la primera causa de discapacidad neurológica en el mundo.

Por otra parte, aunque se desconoce la causa exacta que origina la Esclerosis Múltiple, se sabe que es una enfermedad multifactorial con factores de riesgo para su desarrollo y cuyos síntomas pueden manifestarse de forma variada con episodios de recaídas y remisiones impredecibles.

Precisamente por lo anterior, la también coordinadora de la Clínica de Enfermedades Desmielinizantes del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN) señala que uno de los mayores inconvenientes es que muchas veces se retrasa el tiempo de diagnóstico y el inicio de tratamiento.

A la fecha, el tiempo promedio en que se logra identificar la enfermedad en el paciente varía entre 6 y 10 años. En ocasiones depende de los síntomas iniciales porque si el afectado no siente molestias mayores no le brinda importancia, por lo que no acude con un médico. Otras veces, los propios profesionales de la salud tardan en lograr detectar con precisión que se trata de un caso de Esclerosis Múltiple porque tienen que descartar que se trate de otras enfermedades. En general, se trata de un problema que debe ser diagnosticado por un neurólogo porque es el que tiene los conocimientos y herramientas necesarias.

En ese sentido, la especialista agrega que existe una predisposición genética en las personas que padecen Esclerosis Múltiple, aunque aclara que eso no se debe confundir con el hecho de que sea una enfermedad hereditaria porque no lo es. Además se ha identificado que es una enfermedad más frecuente en algunas razas, en especial en la caucásica que es la que agrupa a más personas afectadas.

A su vez, dentro de los tratamientos para los pacientes también se han logrado avances importantes. Los primeros que se comercializaron fueron en forma de inyección en los noventa. Aunque con el transcurrir de los años se ha cambiado por los orales. Además de ofrecer una mejor eficacia, también resultan menos invasivos para los pacientes. Con esto se reduce al abandono al tratamiento que antes era muy alto.

Finalmente, la Dra. Rivas Alonso celebra que en México ya exista un Día Nacional de Esclerosis Múltiple porque hace visible la enfermedad. Al mismo tiempo, señala que apenas es un primer paso porque todavía falta mucho por hacer. En el caso de nuestro país, es una afección que está cubierta por el Seguro Social, aunque el inconveniente es que la mitad de la población no cuenta con este beneficio en su lugar de trabajo.