Envenenamiento por plomo

El plomo es un metal blando, estable y resistente a la corrosión, de color gris azulado. Sin embargo, cuando forma parte de soldaduras o conexiones que hacen parte de tuberías, en presencia de agua ligeramente ácida puede contaminar el agua potable1. El plomo no es buen conductor de electricidad y la temperatura de fusión es baja, por lo que resulta útil en algunas partes de las instalaciones eléctricas. También, ofrece protección contra la radiación, por lo cual se emplea en la elaboración de mandiles para el uso de los trabajadores de la salud y en las paredes de los salones de diagnóstico y tratamiento radiológico. El plomo es usado extensamente y se le puede encontrar en casi todas las personas, incluso en niveles elevados2.

Este metal puede encontrarse de forma inorgánica en pinturas, tierra, polvo y otros productos de manufactura. Y de forma orgánica en los gases de la combustión de la gasolina, a la que se le ha agregado plomo (tetraetilo de plomo); el organismo humano absorbe esta forma con mayor facilidad, resultando más tóxica que la forma inorgánica1.

La contaminación con plomo está asociada con la presencia de pintura que contiene plomo en construcciones viejas, agua potable, comidas y bebidas contaminadas, con medicinas tradicionales3 y con juguetes, cosméticos y con la tierra, polvo, agua, el aire de las cercanías de minas y fundiciones1.

El plomo también puede contaminar productos que normalmente no contienen este mineral, como las comidas, el agua o el licor. Contaminación puede ocurrir durante la producción, embalaje o almacenamiento de los productos5.

La absorción del plomo depende del estado de salud, nutrición y edad de la persona. La mayor parte del plomo ingresa al cuerpo por inhalación. El plomo que ingresa al cuerpo es excretado por la orina o a través de la bilis por las heces. La forma más común de plomo, la inorgánica, no es metabolizada en el hígado; mientras que, el plomo orgánico ingerido se absorbe casi en su totalidad y es metabolizado en el hígado. La inhalación es la vía de ingreso más común en personas que utilizan este metal en sus ocupaciones1.

Efectos del plomo

El plomo afecta todos los órganos y sistemas. Actúa como agonista o antagonista de las acciones del calcio y se relaciona con proteínas que poseen los grupos sulfidrílicos, amina, fosfato y carboxilo1.

Los problemas neurológicos se pueden presentar aun en individuos con niveles de plomo en sangre considerados seguros (<10 µg/dL)5, 6. La exposición al plomo también es asociada con otros problemas neurosicológicos, disminución de la atención con hiperactividad, alteraciones del balance y de los nervios periféricos. Muchos de estos defectos persisten en la edad adulta1.

La severidad de la exposición al plomo está relacionada directamente con los efectos en el riñón1. Disminuye la producción del núcleo heme, afectando la habilidad del organismo de producir hemoglobina7. La exposición al plomo puede ser otro de los factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de la hipertensión8. Es causa de la disminución en la cuenta total y aumento en la proporción de espermatozoides anormales9.

La determinación de plomo en sangre venosa es la prueba que representa mejor la severidad de la exposición reciente y crónica a este metal.

Tratamiento

En general, en caso de intoxicación por plomo, es importante remover la fuente de intoxicación.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Agency of Toxic Substances and Disease Registry. Case studies in environmental medicine. Lead toxicity. US Department of Health and Human Services, Public Health Service. Atlanta, GA: The Agency; 2007.
  2. Budd P, Montgomery J, Cox A, Krause P, Barreiro B, Thomas RG. The distribution of lead within ancient and modern human teeth: implications for long-term and historical exposure monitoring. Sci Total Environ. 1998; 220: 121-36.
  3. Poma PA. A dangerous folk therapy. J Natl Med Assoc. 1984; 76: 387-9.
  4. Mushak P, Davis JM, Crocetti AF, Grant LD. Prenatal and postnatal effects of low-level lead exposure: integrated summary of a report to the U.S. Congress on childhood lead poisoning. Environ Res. 1989; 50: 11-36.
  5. Canfield RL, Henderson CR Jr, Cory-Slechta DA, Cox C, Jusko TA, Lanphear BP. Intellectual impairment in children with blood lead concentrations below 10 micrograms per deciliter. N Engl J Med. 2003; 348: 1517-26.
  6. American Academy of Pediatrics Committee on Environmental Health. Lead poisoning: from screening to primary prevention. Pediatrics. 1993;9 2:176-83.
  7. Koo WW, Succop PA, Bornschein RL, Krug-Wispe SK, Steinchen JJ, Tsang RC, et al. Serum vitamin D metabolites and bone mineralization in young children with chronic low to moderate lead exposure. Pediatrics. 1991; 87: 680-7.
  8. Hu H. A 50-year follow-up of childhood plumbism. Hypertension, renal function, and hemoglobin levels among survivors. Am J Dis Child. 1991; 145: 681-7.
  9. Alexander BH, Checkoway H, van Netten C, Muller CH, Ewers TG, Kaufman JD, et al. Semen quality of men employed at a lead smelter. Occup Environ Med. 1996; 53: 411-6.
  10. Lerda D. Study of sperm characteristics in persons occupationally exposed to lead. Am J Ind Med. 1992; 22: 567-71.