A lo largo de los últimos meses la pandemia por Covid-19 se ha posicionado como la mayor preocupación de la población. Resulta natural por su importancia e impacto. Tan sólo en nuestro país ya han ocurrido más de dos millones de casos y aunque ahora existe una relativa estabilidad no significa que el problema ya esté resuelto. A pesar de que ya existe una vacuna todavía faltan varios meses para que sea aplicada en la mayoría de la población. De igual forma, no se puede ignorar que existen otras enfermedades y problemas de salud a los que todos están expuestos como las fracturas que ocurren dentro de los hogares.

En ese sentido, ahora que gran parte de la población ha permanecido recluida porque las actividades escolares y laborales son a distancia también ha ocurrido un aumento en el número de accidentes dentro de casa. Aunque algunos son menores, otros pueden llegar a provocar complicaciones de preocupación.

Los grupos de personas más propensos a los accidentes en el hogar

Al respecto, el jefe del servicio de Urgencias del Hospital de Traumatología, Ortopedia y Rehabilitación del IMSS, Javier Espinosa Hernández, indicó que las personas de la tercera edad y los niños son los dos grupos poblacionales donde se ha concentrado el mayor número de fracturas a lo largo de esta emergencia sanitaria.

El especialista indicó que es muy común que esta época de pandemia los adultos mayores sufran accidentes en la recámara o en el traslado hacia la cocina o el baño. En tanto que los menores se suelen lesionar en el patio de la casa o simplemente dentro de los inmuebles donde ahora juegan porque no pueden salir.

Espinosa Hernández explicó que en la población adulta mayor hay problemas de osteoporosis o comorbilidades como diabetes y sus complicaciones: insuficiencia renal o vascular. Agregó que la fractura de cadera es la de mayor incidencia y afecta principalmente a las mujeres.

“La fractura de cadera es la que prevalece en el adulto mayor, con un promedio de 2 mil 500 casos al año, 95 por ciento de las cuales resuelven con cirugía”.

Fracturas más comunes en niños y jóvenes

En el caso de los menores, indicó que el hecho de que sean inquietos los lleva a tener lesiones en extremidades superiores como brazo (codo), antebrazo (radio y cúbito), así como en extremidades inferiores: tibia y peroné, principalmente.

El doctor Espinosa Hernández informó que en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) “Dr. Victorio de la Fuente Narváez”, en Magdalena de las Salinas, se atienden al año un promedio de 700 a 800 cirugías en menores. En tanto que la más común la fractura de codo. De las fracturas en general, entre 300 y 400 reciben tratamiento conservador (yeso).

Por otra parte, resaltó que la población joven experimenta fracturas múltiples a consecuencia de accidentes de alta energía por choque en bicicleta, motocicleta o automóvil, combinación con drogas o ingesta de alcohol, así como lesiones por proyectil de arma de fuego en riñas o asaltos.

“En jóvenes las lesiones más comunes son en huesos largos: fémur, tibia, peroné y tobillo, así como muñeca. Al año se presentan, en promedio, entre 5 mil y 7 mil fracturas; más del 90 por ciento se tratan con cirugía, aunque que en esta época de pandemia su frecuencia ha disminuido 30 por ciento”.

El jefe del servicio de Urgencias de esta UMAE indicó que en esta contingencia sanitaria, el complejo hospitalario trabaja con protocolos de seguridad.

Precisó que si hay sospecha de posible infección por Covid-19 de un paciente que llegue a urgencias, es valorado en el área de Triage respiratorio para conocer si cumple con la definición operacional con síntomas: saturación de oxígeno menor de 85 por ciento, temperatura mayor a 37. 5 grados, dolor articular, dificultad para respirar o tos.

Detalló que en este caso se brinda tratamiento temporal con ferulización o de yeso, y se envía al derechohabiente al hospital o a su domicilio para atención del Covid-19.

Frente a una situación inestable, previa valoración médica, se traslada al paciente al área conocida como “código morado” con protocolo de protección y seguridad. Posteriormente se efectúa el traslado a unidades específicas del IMSS para atender el contagio.