Durante los últimos años se especuló acerca de una relación entre el uso de talco en áreas genitales y el desarrollo de cáncer de ovario. Inclusive la multinacional Johnson & Johnson ha sido una de las más afectadas al ser demandada por usuarios y tener que pagar indemnizaciones millonarias. Tan sólo en 2017 perdió una batalla legal que la obligó a compensar con 417 millones de dólares a una mujer.

Pero ahora eso podría cambiar debido a los resultados de un estudio publicado en la revista especializada JAMA. El trabajo analizó a 250 mil mujeres de Estados Unidos y les dio seguimiento durante 11 años. De ellas, 2 mil 168 desarrollaron cáncer de ovario. La cifra equivale a 61 casos por cada 100 mil personas al año entre las que alguna vez utilizaron talco en el área genital. En contraparte, existieron 55 casos por cada 100 mil personas al año que jamás lo han utilizado.

De esta forma, la conclusión es que no existen diferencias significativas entre las personas que utilizan talco y las que no. En cambio, se considera que son otros factores los que influyen para el desarrollo de este tipo de tumor.

No existe una asociación estadística significativa entre la utilización declarada de talco en los genitales y el riesgo de cáncer de ovario. Lo que sí existe es una relación entre la enfermedad inflamatoria pélvica y el cáncer de ovario, pero se necesita más estudio para obtener alguna conclusión sobre este posible vínculo.

A partir de lo mencionado es que parece desmentirse la relación entre el uso de talco y el cáncer de ovarios. Además podría ser el inicio para evitar que las demandas legales por esta relación continúen alrededor del mundo.