Para lograr ser médico primero se necesita de una fuerte convicción y la vocación de servicio por los demás. No es una decisión sencilla porque se necesita ser consciente de todo el sacrificio que implica conseguir el objetivo. Uno de los primeros retos por enfrentar es conseguir un lugar porque en las universidades públicas es una de las carreras más disputadas. Son muchos los que aspiran a cumplir su sueño pero las plazas son bastante reducidas.

Mientras que una vez dentro de la universidad, son múltiples las adversidades que se deben enfrentar. Desde los altos niveles de estrés hasta tener que realizar guardias médicas de 36 horas continuas para poder egresar de la facultad. Pero aunque todo lo mencionado siempre ha prevalecido, aunque se debe añadir una nueva barrera que afecta a todo el gremio.

La actual pandemia ha provocado un cambio en la vida de millones de personas y nadie se encuentra a salvo de contagiarse. Aunque en el caso de los profesionales de la salud, no sólo han tenido que enfrentar jornadas laborales más extensas sino que inclusive han tenido que arriesgar su vida.

Con base en el reporte más reciente de la Secretaría de Salud (SSa), suman 106 mil 956 médicos infectados y mil 435 fallecidos por Covid-19 en México. Con esto, se trata del país con más personal sanitario fallecido por esta nueva enfermedad.

Médico joven y sano se contagia y fallece

Ahora bien, aunque gran parte de las víctimas mortales contaban con alguna de las principales comorbilidades, como obesidad, diabetes, hipertensión y tabaquismo, no en todos ha sido así. Precisamente este fin de semana se confirmó el deceso de un joven médico que recién se había integrado al mundo profesional.

Con base en lo reportado por Reforma, el Dr. Jessie Paul Antonio Neri apenas tenía 27 años de edad y era un médico adscrito al Hospital General “Dr. José G Parres” de Cuernavaca. Gozaba de buena salud y su mayor motivación siempre era ayudar a los pacientes. Precisamente por eso nunca dudó en ofrecer sus servicios a todos los que los requirieran.

Pero como se ha observado con anterioridad, este cepa de coronavirus se puede presentar en cualquiera. Aunque en los jóvenes las probabilidades de complicaciones son pocas, no significa que sean inmunes o estén exentos.

Como en el resto de los médicos infectados, no se puede asegurar que el contagio se haya dado dentro de una unidad hospitalaria o en el exterior, aunque es bastante probable que haya sido mientras atendía a pacientes. En cualquiera de los casos, la enfermedad provocó que permaneciera tres semanas internado en terapia intensiva hasta que finalmente ocurrió el deceso.

De esta manera, el número de médicos mexicanos que fallecen por Covid-19 se mantiene en aumento. Aunque más allá de su profesión, se trata de vidas humanas que se pierden durante una batalla que todavía no ha logrado ser controlada. Mientras no exista mayor conciencia de la población en general hacia las medidas preventivas se corre el peligro de que la tendencia persista de manera indefinida.