Una de las máximas aspiraciones de los profesionales de la salud es contar con su propio consultorio médico. Se trata de una opción válida y para la cual se necesita luchar y hacer grandes esfuerzos. Jamás debes de pensar que es imposible porque hay muchos colegas que lo consiguen. Aunque también es necesario estar consciente de todas las dificultades que implica.

El ahorro y el buen manejo de las finanzas son hábitos que se pueden adquirir desde la juventud y suelen impactar positivamente en la vida adulta. Aunque cuando no es así también es posible desarrollar esta característica en cualquier momento. Por eso es importante tener conocimientos financieros para ser productivos y así evitar imprevistos.

Al respecto, Iván Hernández, Cofounder & Head of Product de Coru, señala cinco aspectos básicos sobre el manejo de finanzas que deben prevalecer en cualquier establecimiento. Por lo tanto, debes asegurarte de aplicar los siguientes consejos dentro de tu consultorio médico.

Un balance positivo

Hay algunos conceptos básicos que nos pueden ayudar a tener un buen manejo de nuestras finanzas. Para empezar, debemos identificar la totalidad de nuestros ingresos y hacer una lista de los gastos, estos se dividen en fijos y variables. Una vez que tengamos claro esto, tenemos que detectar fugas y eliminarlas. Para tener un balance positivo al final del mes, los gastos no deben de ser mayores o iguales que nuestros ingresos.

Hacer un presupuesto

Un presupuesto en el consultorio nos ayuda a conocer con cuánto dinero contamos y qué cantidad podemos destinar para diferentes actividades. El presupuesto sirve como una guía para no salirnos de lo planeado y podamos cumplir con nuestras obligaciones y objetivos. Es importante que establezcamos límites y los respetemos para que esta herramienta funcione.

Metas de ahorro

Las metas financieras sirven para poder alcanzar nuestros objetivos en un tiempo determinado. Para manejar bien nuestro dinero es imprescindible saber qué queremos hacer con él. Desde jóvenes debemos aprender a construir planes a corto, mediano y largo plazo.

No sobreendeudarse

No gastemos más de lo que podemos pagar. Tenemos que mantener nuestras deudas dentro de un rango en el que podamos pagarlas. Si tenemos deudas, no debemos adquirir nuevas para liquidarlas. Es importante que tengamos bien claro los montos de la deuda, fechas de pago y tasas de interés.

Buscar talleres

Existen varios talleres y cursos para aprender a administrar nuestras finanzas personales de mejor manera. La educación financiera nos permite tomar decisiones informadas, comparar y escoger mejores servicios financieros, hacer rendir nuestro dinero y evitar fraudes o cobros indebidos. Lo recomendable es que todos adoptemos estas conductas desde jóvenes y perfeccionarlas a través de los años.