La actual situación por la pandemia ha reafirmado la importancia que tiene la salud. Es un aspecto que para muchos pasa desapercibido pero que es necesario para todas las personas. Por eso ahora los médicos y enfermeras se han convertido en los salvadores de vidas aunque en realidad es una actividad que ya hacían desde antes. No es un trabajo sencillo porque para conseguirlo deben arriesgar la integridad propia y enfrentar múltiples adversidades a lo largo de sus jornadas diarias.

Algunas de los inconvenientes más comunes de la profesión son los altos niveles de estrés y ansiedad. En este trabajo lo que siempre falta es el tiempo porque hay demasiadas actividades por realizar y por lo regular faltan manos. Al final eso genera un cansancio físico y emocional que conduce al Síndrome de Burnout en la mayoría de los casos.

Desinterés de países para invertir en salud

Pero no es lo único porque también hay otros problemas aunque solo se presentan en algunos países y se trata de la falta de inversión en salud. En el caso de México apenas se destina el dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para este sector. Para tener una idea de la diferencia, en países como Suecia y Dinamarca la cifra varía entre el nueve y diez por ciento.

A raíz de lo anterior es que se ha vuelto común que los hospitales públicos de nuestro país presenten severas deficiencias. Muchos tienen equipo viejo que apenas y funciona y otros ni a eso llegan. En tanto que eso también se traduce en salarios bajos y deficientes.

Por su parte, las consecuencias provocadas por el descuido de los últimos gobiernos de nuestro país también se puede apreciar en la falta de profesionales de la salud que hoy persiste en México. Tan solo antes del inicio de la pandemia las autoridades sanitarias reconocieron un déficit de 200 mil médicos.

Es por lo anterior que resulta de interés comparar la situación en nuestro país con el resto del mundo. Hacer un conteo del número de galenos que tiene cada nación sería injusto porque las naciones más pobladas ocuparían los primeros lugares.

¿Cuál es el promedio de médicos que tiene cada país?

Por su parte, una medida que garantiza una competencia justa es analizar la densidad de médicos. De esta forma se contempla el número de galenos que hay por cada mil habitantes en cada nación. Al tomar en cuenta a los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se obtiene que el mejor país del mundo es Noruega porque tiene una densidad de 4.9 médicos.

En ese tenor, un poco más abajo aparece Alemania con un promedio de 4.3. Otros países representativos que destacan en la lista son España con 4.0 y Francia con 3.4. En general se observa que Europa domina este rubro. Además también falta contemplar la calidad de las instalaciones hospitalarias porque son fundamentales para reforzar el trabajo de los trabajadores de la salud.

Mientras que en el caso de México existe una densidad de 2.4 médicos por cada mil habitantes. La diferencia es tan grande que representa ligeramente menos de la mitad de Noruega. Así de notoria es la diferencia entre las dos naciones.

La consecuencia es que los hospitales mexicanos se saturan con mayor facilidad debido a que el persona es insuficiente. Además los médicos existentes deben atender a una cantidad demasiado elevada de pacientes y eso provoca que las jornadas sean extremas.

Aunque con base en la lista existen países en donde la situación es todavía peor. Colombia tiene un promedio de 2.2 médicos por cada mil personas, mientras que al fondo está la India con 0.8. Todas las cifras fueron reunidas por Statista y nos dan un panorama general de las diferencias a las que se enfrentan los médicos alrededor del mundo.

GRÁFICA: Los países que tienen MÁS y MENOS médicos en el mundo