Los tumores se mantienen dentro de las primeras causas de muerte en México y el resto del mundo. Por lo tanto, una de las tareas pendientes es desarrollar una vacuna o cura porque permitiría salvar millones de vidas cada año. Parece lejano concretar algo así pero un trabajo mexicano logró diseñar un compuesto que evita la metástasis porque detiene las células cancerígenas y así previene que la enfermedad avance a etapas graves.

El responsable de esta importante innovación es el investigador del Instituto de Química, Federico del Río Portilla. Junto con su equipo de trabajo elaboró una formulación –con veneno de alacrán– que evita el proceso conocido como metástasis, lo que dificulta su tratamiento.

¿En qué consiste?

El científico universitario explicó que el compuesto, por el cual mereció el Primer Lugar del premio que otorga el Programa para el Fomento al Patentamiento y la Innovación (PROFOPI) de la UNAM, no elimina las células cancerosas. Con base en pruebas de laboratorio (usando líneas celulares y modelos animales) la innovación evita la invasión.

“Hasta donde hemos visto debe haber una serie de características especiales para que haya un efecto de cito-toxicidad, pero no aquí, no es un veneno para las células. Si logramos evitar la migración, esto es relevante porque quieres mantener controlado el cáncer. Te lo inyectas, no tiene efectos negativos en tu cuerpo, pero a las células cancerígenas las está frenando”.

El experto detalló que casi todas las células tienen “poros” llamados canales iónicos por donde se alimentan con sales, potasio o calcio. En el caso de las cancerosas varias utilizan una ruta de “escape” relacionada con el potasio o SK3, que permite la migración.

Del Río Portilla y su equipo se enfocaron en este canal para bloquearlo mediante una nueva terapia basada en tamapina, un compuesto extraído del veneno del alacrán Mesobuthus tamulus.

El investigador aclaró que si bien en 2016 grupos coreanos patentaron el origen de la tamapina, ésta se produce con una toxina del alacrán rojo, que no tiene nada que ver con el azul, cuyo veneno se usa como anticancerígeno en Cuba.

“Nosotros lo que hicimos fue modificar la tamapina para que no bloquee el canal SK2, sino el canal SK3, que es el relacionado con cáncer, porque si lo inhibo algunas células cancerígenas ya no migran”.

Próxima patente mexicana

Esto significa que el compuesto desarrollado en la UNAM, del cual se solicitó patente, sería de gran utilidad para el tratamiento, especialmente de aquellas personas quienes padecen cáncer que no se encapsula y crece dispersándose por varios órganos del cuerpo humano.

Además dijo que el compuesto que evita la metástasis es muy estable, por lo que sería útil para tratamientos dirigidos, pues “lo que hace el medicamento es contener para dar tiempo a que otras moléculas puedan prepararse y derrotar al enemigo, eso es lo que hace, es un medicamento de contención”.

Hasta el momento, destacó el investigador, se desconoce cuántos tipos de cáncer migran utilizando canales SK3, pero se sabe que varias células cancerígenas tienen la capacidad de hacerlo, por ejemplo en el caso del cáncer piel, próstata y mama. El siguiente reto es avanzar hacia las pruebas preclínicas y clínicas para comprobar su correcto funcionamiento.