Aunque en la actualidad la Covid-19 se ha posicionado en el problema de salud pública que recibe mayor atención en México no significa que sea el único. En realidad hay más que son igual o más peligrosos y han estado en activo durante años. Las estrategias deficientes y una nula colaboración de la sociedad han provocado que la obesidad, diabetes e hipertensión arterial provoquen miles de muertes cada año. Mientras que el panorama luce bastante lejano de ser controlado y por eso es urgente actuar de inmediato.

Con lo anterior en mente, cada 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. El objetivo claro es darle difusión a este padecimiento que muchos le restan importancia pero puede ser mortal. Además también se busca incentivar la costumbre de las visitas médicas periódicas para su inmediata identificación. De esta manera es más sencillo iniciar un tratamiento y evitar consecuencias que puedan ser catastróficas.

El engaño de la carencia de síntomas iniciales

Al respecto, el Dr. Enrique Díaz y Díaz, Jefe de la División de Cardiología de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), recordó que se trata de una enfermedad silenciosa. Debido a que en un inicio no muestra síntomas muchas veces las personas afectadas no saben que la padecen.

En tanto que actualmente México enfrente una severa crisis. A la fecha se estima que uno de cada cuatro mexicanos de más de 20 años tiene hipertensión arterial. Aunque de ellos al menos la mitad desconoce su condición.

El especialista señaló que cuando no está diagnosticada o el paciente no la controla puede derivar en el desarrollo de más de 30 enfermedades cardiovasculares como infartos, insuficiencia cardíaca y derrames cerebrales. Al final cualquiera e ellos puede llegar a ocasionar la muerte.

Ahora bien, también enfatizó que a la fecha existen algunos mitos que se deben eliminar en la población. Uno de los más grandes es que se trata de una condición hereditaria, por lo que no se puede evitar. La realidad es muy distinta porque son factores como el estilo de vida marcado por una alimentación deficiente y la falta de ejercicio los que la generan.

Padecimiento que no solo se presenta en personas de edad avanzada

Por otra parte, también se asegura que es un padecimiento exclusivo de adultos mayores. Lo cierto es que durante los últimos años se ha observado que cada vez se presenta con frecuencia en los jóvenes y de mediana edad. Por lo mismo, evitar la obesidad, suspender adicciones como el tabaquismo y alcoholismo y reducir la ingesta de sal son algunas de las claves.

Mientras que en caso de ser diagnosticado con esta enfermedad es necesario mantener un control estricto de la presión arterial y no suspender el tratamiento indicado por el médico y acudir a revisiones periódicas. Uno de los máximos inconvenientes es que el promedio de un paciente con hipertensión arterial es de tres a seis meses porque se siente un poco mejor y abandona las indicaciones farmacológicas.