No es poco común que un profesional médico cometa un error. De hecho, este tipo de fallas son desde el 2017 la tercera causa de muerte en Estados Unidos. También es muy frecuente que este tipo de incidentes provoquen una acción legal de la familia de los afectados. Sin embargo, es inusual que el conflicto surja a raíz del deceso de una persona sin relación con los demandantes.

Un caso así fue reportado por el New York Post. Aparentemente, una mujer ha demandado al Hospital St. Barnabas a causa de un error de su personal. La mujer recientemente dio su permiso para desconectar a un paciente con daño cerebral irreparable. En su momento, la institución le informó que se trataba de su hermano. Sin embargo, después descubrió que era un desconocido.

Nombres similares, la causa del error

De acuerdo con la demanda interpuesta por la mujer, el error sucedió el pasado 15 de julio. Ese día, se internó a un hombre por el nombre de Freddy Clarence Williams al Hospital. El paciente había sufrido una aparente sobredosis. Al buscar en los registros médicos del centro, se encontró que un Frederick Williams había sido previamente atendido. La información disponible en el sistema se utilizó para contactar a la familia de éste último.

Por la condición del paciente, se le había colocado un tubo en la boca. Además, presentaba hinchazón significativa. Cuando la supuesta hermana del paciente vio al hombre, las similitudes eran suficientes para que el error pasara desapercibido. Durante medio mes, la familia de Williams se despidió poco a poco del individuo. Finalmente, se le dio la autorización al hospital de desconectarlo. Esto, porque el daño cerebral que había sufrido era irreparable.

Una autopsia posterior reveló que el hombre muerto no era Frederick Williams. El hermano de la mujer de hecho se encontraba en la cárcel por un altercado ocurrido el 1 de julio pasado. Ante la confusión, la familia presentó una demanda contra el hospital. Apuntaron que la equivocación los había hecho pasar días de angustia innecesaria. En particular, a las hijas del supuesto paciente.

Alexander Dudelson, abogado de la familia, aseguró que trató de comunicarse con el hospital. Esto, con el objetivo de obtener información sobre la verdadera identidad del paciente. Sin embargo, acusó a la institución de negarle groseramente los datos. Un vocero del centro declaró que su institución considera la acusación sin fundamento legal.