La pandemia de Covid-19 se mantiene como el tema de salud más importante y relevante de la actualidad. Además el mundo se acerca el millón de fallecidos por esta nueva enfermedad. Si se añade que la temporada de influenza se acerca, el peligro es todavía mayor. De igual forma se debe añadir que existen países como México en donde todavía no existe un control real y el regreso a las actividades cotidianas podría agravar la situación.

En ese sentido, al ser la Covid-19 una enfermedad recién descubierta y con apenas poco más de medio año de que se identificaron los primeros casos, se encuentra en constante análisis. Alrededor del planeta se realizan estudios que aporten nuevos datos y evidencia científica. Uno de los más novedosos identificó un motivo por el que afectaría menos a mujeres que a hombres.

Por otra parte, hace unos días se dio a conocer la existencia de una nueva cepa de coronavirus que sería hasta 10 veces más infecciosa. Los primeros casos ocurrieron en Malasia y se le bautizó como D614G.

En su momento los investigadores que hicieron el descubrimiento dijeron que existían sospechas de que dicha cepa también tuviera presencia en Europa y Estados Unidos. En parte sería una de las explicaciones de por qué se han identificado tantos casos y prevalece una alta mortalidad.

Se expande la mutación del virus por el mundo

Pero ahora se dio a conocer el segundo país del mundo en el que está confirmada la presencia de la cepa D614G. Se trata de Indonesia y el descubrimiento fue realizado por el Instituto Eijkman de Biología Molecular, con sede en Yakarta.

En ese sentido, este hallazgo coincide con el aumento de nuevos casos que han ocurrido en el país asiático durante los últimos días. Aunque anteriormente parecía que se había controlado el brote, ahora se vive una segunda ola que amenaza con ser más peligrosa que la primera.

Con respecto a la cepa, la mutación D614G se caracterizada por el ácido aspártico al movimiento de la glicocola en la posición 614 del aminoácido de una proteína. Con base en los estudios más recientes se ha mostrado que la variante en la proteína del pico del coronavirus es lo que la vuelve más infecciosa y transmisible.

Al respecto, esta mutación está asociada con una mayor severidad en pacientes. Un estudio previo demostró que los virus que contienen la mutación D614G son más virulentos. Por lo mismo también implica un riesgo más elevado de mortalidad. Aunque por su parte la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que no existen motivos para pensar que esta variante pueda afectar el desarrollo actual de las vacunas contra la Covid-19.