Desde que la Covid-19 apareció en el mundo se han presentado múltiples dudas. Algunas se han respondido con el pasar del tiempo pero otras continúan siendo una incógnita. Todavía no se conoce con certeza la manera en la que esta nueva enfermedad llegó al humano. Mientras que otro aspecto de gran relevancia es el impacto que puede provocar en quienes logran superarla. Falta por identificar con precisión todos los daños que causa y si en algún momento realmente desaparecen.

Un problema que podría estar presente de por vida

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen poco más de 64 millones de personas que se han infectado y lograron recuperarse. En primera instancia es un gran logro tanto de cada pacientes como del equipo médico a cargo. Aunque un aspecto que no se puede pasar por alto es el referente a las secuelas.

En algunos casos las molestias que permanecen después de egresar del hospital son mínimas, aunque en otros sí afectan por completo la calidad de vida. Mientras que al ser una enfermedad que tiene poco más de un año de presencia en el mundo, todavía se desconoce la duración total que tienen estas molestias.

Por su parte, un reciente estudio del periódico China Daily mostró que siete de cada 10 supervivientes de la Covid-19 continúan con molestias y dolores. Algunos de los más frecuentes son fatiga, debilidad muscular, pérdida de olfato, depresión, náuseas, arritmia cardíaca, dificultades para conciliar el sueño y ansiedad.

Otras complicaciones que genera la enfermedad

Mientras que a raíz de los constantes estudios que se llevan a cabo alrededor del mundo ha sido posible identificar nuevas secuelas. En ese sentido, a raíz de un estudio realizado por The Lancet se identificó que la pérdida de fortaleza en las extremidades es otro efecto asociado con la enfermedad.

Aunque en un principio se pensaba que los pulmones eran los únicos órganos afectados, el tiempo ha mostrado que en realidad no es así. Los daños son en todo el cuerpo e inclusive en el aspecto mental y anímico. Muchos de los supervivientes no mantienen la misma motivación por la vida que tenían antes de contagiarse.

Ahora bien, en entrevista para Animal Político, el académico de la Licenciatura de Fisioterapia de la Facultad de Medicina de la UNAM, Antonio Cañete Avellaneda, señala que la Covid-19 también afecta el sistema nervioso. Al tener una relación con las funciones musculares se genera una pérdida de movilidad y fortaleza.

Pese a que no ocurre con todos, sí se han identificado pacientes que tienen problemas para realizar acciones sencillas y de rutina. El poder levantar objetos como lo hacían antes de infectarse ahora es una actividad complicada. De igual forma el dar pequeños recorridos puede volverse algo demasiado complejo porque se cansan muy fácil.

A partir de todo lo anterior es que quienes lograr superar la Covid-19 deben continuar con sesiones de rehablitación. De esta manera es más sencillo ayudar al paciente para que obtenga un estilo de vida similar al que tenía antes de la enfermedad.