Dentro de las opciones de atención a pacientes existe una modalidad que cada vez adquiere mayor relevancia y es el servicio a distancia. Se trata de una variante de la Telemedicina surgida hace varias décadas para llevar los servicios médicos a zonas rurales y espacios lejanos de las grandes ciudades. Ahora sólo se requiere de un dispositivo con conexión a internet y al instante se puede entablar la comunicación.

Aprovechar la tecnología en tu favor

De esta forma, a través de las videoconsultas médicas es posible atender a los pacientes sin importar el lugar en el que ellos se encuentren. El servicio se realiza a distancia y eso implica un ahorro de tiempo porque no existen traslados físicos. Además no hay riesgo de infección en ninguna de las dos partes.

Ahora bien, un aspecto importante es que las consultas por internet no funcionan para todos los casos. Su utilidad es especialmente para servicios generales o de especialidades que no requieran de un contacto físico. El resto del servicio es exactamente igual al de un atención presencial e inclusive permiten una mayor interacción con el paciente.

Por otra parte, un duda frecuente que tienen los médicos que van a realizar este servicio por primera ocasión es acerca del precio que deben ofrecer. La respuesta es muy sencilla: una consulta por internet debe costar lo mismo que una presencial. Recuerda que tú cobras por tus conocimientos y no por tus instalaciones.

Aumento de las videoconsultas médicas

Para tener en cuenta, se estima que hoy tres de cada 10 consultas generales en México se realizan por internet. A partir de la pandemia por Covid-19 ha existido un aumento exponencial de este servicio. La muestra más clara es que mientras en 2018 la Telemedicina en América Latina tenía un valor en el mercado de 1.57 mil millones de dólares, se estima que para el 2023 aumente a 3.48 mil millones de dólares.

Mientras tanto, te compartimos una infografía realizada por el equipo editorial de Saludiario con la información más importante sobre las videoconsultas médicas. Si se considera que la emergencia sanitaria se extenderá durante al menos un año, se trata de un servicio que conviene incorporar en tu consultorio.