Muy pronto, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) presentará su nuevo esquema de afiliación. Este sistema permitirá que los trabajadores domésticos puedan sumarse a los beneficios de la dependencia. La iniciativa, que ha cobrado gran relevancia incluso en el ámbito del entretenimiento, por fin estaría lista a finales de marzo o principios de abril.

Así lo afirmó Norma Gabriela López Castañeda, directora de Incorporación y Recaudación del IMSS. En una entrevista con Notimex, la funcionaria aseguró que el Instituto trabaja todavía en la segunda etapa del proyecto. Se podría tener una prueba piloto de la afiliación de trabajadores domésticos en entre 4 y 6 semanas. Sin embargo, aún existen retos que resolver en estos días.

Estamos trabajando muy duro para que salga [el proyecto] en los plazos que estamos planeando. Hay una gran voluntad del Seguro Social de abrir esta modalidad de aseguramiento. Así, se tendrán las condiciones de igualdad y equidad que corresponden a los trabajadores domésticos. El proyecto ha sido muy cuidado. Queremos que sea un sistema financieramente viable.

Trabajadores domésticos, afiliados complejos para el IMSS

Durante una entrevista con Notimex, la funcionaria reafirmó que implementar la iniciativa ha sido retador. Comentó que ni la afiliación ordinaria ni la voluntaria ofrecen lo que necesita el nuevo esquema. López Castañeda comentó que los trabajadores domésticos pueden tener uno o más patrones. Además, hay quienes trabajan de planta y por horas. Todas estas variantes no se contemplan en ningún otro modelo que actualmente exista dentro del Instituto.

Sin embargo, ya se tienen definidos varios detalles sobre cómo funcionará este nuevo esquema. López Castañeda comentó que el método de afiliación será por prepago. Los trabajadores domésticos o sus patrones deberán hacer un depósito con una línea de captura. Ésta la usará el IMSS para determinar si la persona es susceptible a estar registrada.

Los primeros 20 días del mes serán para cubrir la cuota, mientras que los 10 restantes los usará el IMSS para confirmar el depósito. Además, se podrá establecer un método de pago tripartita (patrón-trabajadores domésticos-gobierno) o un monto establecido entre patrón y empleado. El tope, en un inicio, será de 25 salarios mínimos. Sin embargo, López Castañeda señaló que estas condiciones pueden modificarse tras la prueba piloto. Ésta duraría hasta 18 meses.