Los últimos días han sido bastante complicados para nuestro país. Aunque la tercera ola de Covid-19 parece que va de salida porque los contagios ya muestran una disminución, no significa que sea el único problema. Uno bastante serio que se ha intensificado es el provocado por las fuertes lluvias ocurridas en gran parte del país. El peligro no solo se encuentra en las calles sino dentro de los inmuebles. El ejemplo más claro se puede apreciar en un grave incidente ocurrido en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Relato de los hechos

El problema se generó durante la noche de este 6 de septiembre en la zona central del país. Durante largas horas cayó un diluvio incesante y una de las entidades más afectadas fue Hidalgo por el desbordamiento del río Tula.

A raíz de esta situación hubo una falla en la electricidad en gran parte del municipio de Tula que se prolongó por horas. Como consecuencia, el Hospital General de Zona No. 5 del IMSS tuvo que interrumpir el sistema de oxígeno ofrecido a los pacientes internados en el área de Urgencias.

Debido a que no regresó la electricidad en toda la noche se reportó el fallecimiento de 16 pacientes internados. De ellos se indica que seis tenían Covid-19, mientras que los restantes sufrían de otras enfermedades graves y requerían del sistema artificial de oxigenación para mantenerse con vida.

¿Y la planta de luz?

Por su parte, el incidente ha provocado algunas dudas con respecto a este hospital del IMSS. En teoría todos los nosocomios deberían de contar con una planta de luz que se active cuando haya una falla en el sistema eléctrico. De esta forma se evita que haya interrupciones en los equipos de apoyo para los pacientes internados en el área de Urgencias. Hasta ahora nadie ha explicado por qué aquí no se activó o al menos si se contaba con una.

Aunque fue la afectación más grave por las vidas perdidas en realidad no fue la única. Lo que se reporta es que la lluvia fue tan intensa que el agua provocó una inundación dentro del propio nosocomio.

A través de imágenes se puede apreciar que el nivel del agua en el primer piso superó el metro de altura. De forma inmediata el personal médico y de enfermería tuvo que ayudar a los pacientes que se encontraban para movilizarlos a las plantas superiores.

En ese sentido, aunque la intensidad de la lluvia fue muy fuerte también hay aspectos como la contaminación en las calles que propician este tipo de incidentes. En ocasiones la mayoría de las coladeras están tapadas por la basura que gran parte de la población avienta y eso bloquea los sistemas de drenaje.

Por lo pronto, uno de los temores es que de acuerdo con el Sistema Meteorológico Nacional las lluvias van a continuar durante los siguientes días en gran parte del país. Por lo tanto, existe el riesgo a que se presenten escenas similares tanto en este nosocomio como en cualquier otro.