El campo de la salud es uno de los más complejos y al mismo tiempo más competitivos que existen. Cada año miles de jóvenes egresan de las universidades con el objetivo de convertirse en exitosos doctores. Mientras que algunos aspiran a ser especialistas y por eso presentan el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM). Se trata de un reto de grandes proporciones que no todos logran superar.

También existen otras alternativas de superación profesional como las maestrías y seminarios pero este examen se mantiene dentro de las opciones más recurrentes entre los médicos recién egresados.

En ese sentido, uno de los principales inconvenientes es que cada vez existen más personas interesadas en cursar una especialidad aunque los lugares disponibles no son suficientes. Hasta la edición de 2019 se estimaba que apenas dos de cada 10 que presentaban el examen obtenían un lugar. Con esto en mente, el índice de aceptación es el más bajo de todas las pruebas de admisión que hay en el sistema educativo mexicano.

Aumento histórico de plazas

Por su parte, para el ENARM 2020 hubo un cambio radical porque por primera vez se duplicaron las plazas ofertadas. Gracias a esto un total de 18 mil 173 aspirantes resultaron seleccionados, lo que representa un porcentaje histórico de aceptación de 42.2 por ciento.

Mientras que también es necesario contemplar que la competencia cada vez es más fuerte que inclusive quienes obtienen los puntajes mínimos que solicita cada especialidad no logran conseguir un lugar. Aunque también se debe reconocer que existen casos opuestos en donde los aspirantes tienen un rendimiento sobresaliente que los coloca por encima de los demás. Gracias a una elevada calificación en la prueba es que consiguen una plaza.

Especialidades con los puntajes más altos

Con lo anterior en mente, a partir de las estadísticas anuales de la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS) es posible conocer los puntajes generales de cada especialidad. Como resultado las siguientes han sido las que han tenido un mejor desempeño durante las últimas cinco ediciones del examen.

  • 2020 – Medicina Interna – 80.667
  • 2019 – Traumatología y Ortopedia – 90.000
  • 2018 – Medicina Interna – 87.556
  • 2017 – Medicina Interna – 88.889
  • 2016 – Cirugía General – 91.111

Al analizar los resultados lo primero que se observa es que la competencia es más equilibrada. Mientras históricamente Medicina Familiar ha sido la especialidad con el rendimiento más deficiente en el ENARM, en el caso de los puntajes más elevados es distinto. Aunque en tres ocasiones Medicina Interna se ha coronado como la mejor de la prueba, en las ediciones en que Cirugía General y Traumatología y Ortopedia han tenido las mejores notas, sus calificaciones han sido mucho mayores.

Por otra parte, algo que destaca es el descenso de casi 10 puntos entre el puntaje más alto del ENARM 2020 y su similar de la edición anterior. Algunos acusan que el motivo fue el cambio radical que tuvo la prueba por el contexto actual marcado por la pandemia.

En ese sentido, es necesario recordar que el ENARM 2020 se tuvo que cambiar de fecha en dos ocasiones y su realización estuvo marcada por fuertes medidas de seguridad e higiene.

Pero además también es pertinente hacer énfasis en que para la prueba de 2020 se duplicaron las plazas disponibles. En esta ocasión un total de 18 mil 173 jóvenes resultaron seleccionados, lo que representa un porcentaje histórico de aceptación de 42.2 por ciento. En comparación, en el examen del año pasado el porcentaje fue del 26.4 por ciento.