A través del cine se cuentan historias de todo tipo. A lo largo de la historia se han realizado películas que toman como inspiración el trabajo de los profesionales de la salud o alguna enfermedad en particular. Mientras que algunas cintas están basadas por completo en la realidad, otras se alimentan de la ficción para relatar su historia.

En tu caso como trabajador sanitario, te recomendamos ver las siguientes películas. Tal vez alguna de ellas sea un reflejo de lo que realizas a diario o simplemente encuentres distorsionadas las labores que haces como profesional de la salud.

Lorenzo’s oil (1992)
Lorenzo Odone, hijo único de unos inmigrantes italianos que viven en los Estados Unidos, comienza a desarrollar a los tres años una grave enfermedad neurológica para la cual no existe ningún tratamiento conocido. En muy poco tiempo, el niño queda postrado en la cama: no puede caminar, ni ver ni hablar. Sus padres, sin embargo, no se rinden y a pesar de que ninguno de los dos es médico, empiezan a estudiar genética, biología y neurología.

The Physician (2013)
Ambientada en Inglaterra, en el siglo XI, esta película narra la historia de Rob Cole (Tom Payne), un joven que se queda huérfano al morir su madre víctima de una extraña enfermedad. Esta circunstancia lo anima a irse a Persia a estudiar medicina bajo la tutela del sabio Dr. Ibn Sina (Ben Kingsley).

Awakenings (1990)
Basada en la vida del neurólogo Oliver Sacks, quien en 1969 descubrió los efectos positivos temporales del L-dopa en pacientes catatónicos, supervivientes de la epidemia de encefalitis letárgica que se produjo desde 1917 a 1928, dejando millones de muertos en todo el mundo. El Dr. Malcom Sayer (Robin Williams) un médico cuyo trabajo de investigación se basa en la experimentación con lombrices. A través de dicha investigación empezará a analizar las causas y efectos de la enfermedad que mantiene en estado catatónico a una serie de pacientes aquejados principalmente por la enfermedad de Parkinson agravada.

The Cure (1995)
Erik, un joven de 13 años y su madre se trasladan a una nueva casa en Minnesota. El muchacho al ser tímido tiene dificultad para encontrar amigos, hasta que conoce a Dexter, un chico más pequeño que vive en la casa de al lado. Erik y Dexter se llevan bien, pero un día la madre de Erik prohíbe acercarse a su amigo porque se entera de que hace años contrajo SIDA a causa de una negligencia en transfusión de sangre.

Planta 4ª (2003)
La película trata sobre 4 adolescentes que coinciden en la planta de oncología de un hospital. Gracias a su juventud y alegría consiguen hacer más llevadera su enfermedad. La cinta trata temas que están a la orden del día entre las plantas de oncología de los hospitales, tales como tratamientos agresivos, el estado de ánimo, la esperanza de cura y la calidad de vida del paciente.

Gifted Hands (2010)
En este caso es una película que narra la historia real de Ben Carson un niño que tenía muy pocas posibilidades de triunfar en la vida. Hijo de padres separados, criado en la pobreza y rodeado de prejuicios raciales, se volvió pequeño insensible y un mal estudiante. Aun así, su madre siempre creyó en él y fomentó su imaginación, su inteligencia y, sobre todo, la confianza en sí mismo. Fue esa fe materna la que hizo posible que se convirtiera en uno de los mejores neurocirujanos del mundo.

Sicko (2009)
Fuera del ámbito de las películas se encuentra este documental que denuncia el sistema de salud de Estados Unidos. A pesar de ser uno de los países más ricos del mundo y tener algunos de los mejores hospitales, existen al menos 50 millones de personas que no pueden acceder a los servicios básicos por no contar con un seguro. ¿Te imaginas si se hiciera un documental similar en México?