Con un crecimiento moderado durante las últimas semanas la Covid-19 se mantiene como una amenaza latente. El ritmo ya no es el mismo que se registró a inicios de año pero ahora se teme que haya un repunte por las vacaciones de Semana Santa. Las principales destinos turísticos alojaron a miles de familias mexicanas y no todas siguieron todas las recomendaciones de higiene. Por eso ahora los médicos temen que las consecuencias de esa relajación de medidas se pueda ver reflejada en los siguientes días.

Ahora bien, otro tema del que no se ha dejado de hablar es la queja de los médicos privados que han sido ignorados. En un inicio el Plan Nacional de Vacunación estableció que todos los trabajadores de la salud que se encuentran en la primera línea de batalla tendrían prioridad para recibir el biológico. Se trata del mismo orden que han seguido la mayoría de países debido al riesgo que enfrentan los encargados de atender a los pacientes sospechosos e infectados.

¿El gobierno federal ha discriminado?

El problema se generó después cuando la propia Secretaría de Salud (SSa) hizo una modificación que ha sido mal vista. El beneficio para recibir la vacuna primero es solo para los hospitales públicos. Mientras que el resto ya no están contemplados. Desde entonces han sido constantes los reclamos de los médicos privados por acusar que ellos tienen el mismo riesgo a contagiarse de Covid-19 que los demás.

Ante este panorama la semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo una polémica declaración. Tan solo se limitó a pedir paciencia a todos los galenos y señalar que deben esperar para poder recibir la inmunización. Aunque evitó dar una fecha específica en la que brindaría la vacuna al personal privado. Mientras que otros sectores como los adultos mayores y los maestros ahora son la principal prioridad.

Por su parte, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, declaró que para llevar a cabo la vacunación en médicos privados se requiere de un censo oficial. Agregó que ya se trabaja en en los documentos oficiales y cuando se cuente con las versiones definitivas se podrá proceder.

El problema de realizar un censo de médicos privados

De igual forma dijo que es un trabajo que requiere tiempo para obtener todos los nombres de los médicos y comprobar que realmente son trabajadores en activo. También mencionó que con anterioridad ya se había tratado de hacer un censo de médicos privados pero se detuvo por culpa de los propios doctores.

De acuerdo con lo publicado en El Universal, en los documentos estatales se identificó que muchos médicos no eran honestos. Con esto en mente, varios de los que se registraron no atendían directamente a pacientes Covid-19. Eso ha provocado que se deba comenzar de nuevo con el censo y ahora se ha puesto mayor atención en verificar los datos de cada uno.

Con esto en mente, se prevé que una vez conformado el censo se comience con la vacunación a médicos privados pero solo a los que atienden a pacientes infectados.