Desde el pasado 1 de enero entró en funcionamiento el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) para sustituir al Seguro Popular. Su objetivo principal es ofrecer atención y medicamentos sin costo a todos los mexicanos sin seguridad social. Aunque lo cierto es que el programa ha estado rodeado de criticas por parte de la población. La mayor molestia es porque los servicios no son del todo gratuitos.

Ante las quejas que se han presentado, la Secretaría de Salud (SSa) publicó un boletín. Lo que explica es que el INSABI brinda servicios médicos en el primer y segundo nivel de atención para todas las personas que no cuentan con seguridad social. En todos esos centros la atención es gratuita para los pacientes.

A su vez, los Institutos Nacionales de Salud y hospitales federales brindan atención de tercer nivel, es decir, de muy alta especialidad. De acuerdo con el Artículo 54 de la Ley de Institutos Nacionales de Salud, atenderán padecimientos de alta complejidad diagnóstica y de tratamiento.

Atención de tercer nivel sí tiene costo

Pero con base en el artículo 36 de la Ley General de Salud, los Institutos Nacionales de Salud y hospitales federales están sujetos a obtener cuotas de recuperación para la prestación de servicios de tercer nivel. Aun así, en cumplimiento del artículo transitorio décimo primero de la reforma a la Ley General de Salud, se respetarán los derechos de las personas que a la entrada en vigor del decreto cuenten con afiliación vigente al Sistema de Protección Social en Salud.

Con lo anterior en consideración, para recibir atención de tercer nivel sí se cobrarán cuotas mínimas a los pacientes. También se especifica que a pesar de la transición del Seguro Popular al INSABI, el monto de cada servicio se mantiene igual.

Al final, para una atención especializada se deben pagar cuotas a los hospitales. Y es precisamente ahí donde radica parte del problema porque varios de los opositores han señalado que se mintió al afirmar que el INSABI sería gratuito para toda la población.