Un severo problema no sólo de México sino a nivel mundial es el consumo excesivo de antibióticos. En su momento el propio titular de la Secretaría de Salud (SSa), Jorge Alcocer, declaró que era la principal amenaza de la medicina moderna. No sólo pone en riesgo la integridad de las personas sino que tiene otras implicaciones. Al propiciar recaídas y curaciones parciales, el consumo de fármacos y los tiempos de hospitalización son mayores.

Para poner en perspectiva, un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que de seguir la misma tendencia, para el 2050 la resistencia a antibióticos será la primera causa de muerte en el planeta. Se estima que produciría 10 millones de fallecimientos por año, lo que representa más decesos que el cáncer y la diabetes.

Dosis-Diaria-Definida-Antibioticos-Paises-OCDE

Reducir el consumo de antibióticos en México

Para evitar que se presente un escenario de este tipo, diversas organizaciones trabajan en múltiples proyectos. En el caso de nuestro país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cuenta con el Plan Universitario para el Control de la Resistencia Antimicrobiana (PUCRA).

Los principales objetivos del plan son lograr la reducción de entre 20 y 50 por ciento de la prescripción de antibióticos, disminuir su uso en veterinaria y su utilización como promotores de crecimiento en la agroindustria.

Errores en prescripción de antibióticos

Dentro de este proyecto se elaboró una red de vigilancia hospitalaria y un plan que mide la sensibilidad de antimicrobianos en sangre y en orina. Asimismo, se realizó un estudio de prescripción en los consultorios de farmacias, donde se detectó prescripciones incorrectas en más del 80 por ciento de los casos en consulta.

Al respecto, el creador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS), Samuel Ponce de León Rosales, explicó que en México el uso de antimicrobianos es excesivo, aunque no hay mediciones nacionales.

Por otra parte, se estima que la resistencia antimicrobiana aumentará en el mundo con la pandemia de Covid-19. A la fecha se calcula que el 90 por ciento de los pacientes recibe uno o más antimicrobianos de forma innecesaria o injustificada.

Los antibióticos sólo funcionan contra infecciones bacterianas y no se recomiendan para tratar Covid-19; no obstante, es común que el SARS-CoV-2 curse con neumonía.

Infecciones nosocomiales

Otro problema que se suma a la resistencia antimicrobiana son las infecciones intrahospitalarias o nosocomiales.

Se calcula que 1.4 millones de personas en el mundo contraen infecciones en el hospital, mientras que México registra 450 mil casos anuales de infecciones relacionadas con la atención sanitaria, lo que ocasiona la muerte de 320 personas al año por cada 100 mil habitantes.

Entre las causas más frecuentes de infecciones nosocomiales están las adquiridas en el sitio quirúrgico, neumonía asociada a ventilador, infecciones bacterianas asociadas a catéter e infecciones de vías urinarias por uso de sondas.