Conoce al médico sueco que Irán tiene programado ejecutar dentro de nueve días

El médico sueco publicó más de 40 artículos en revistas médicas pero cuando una universidad iraní lo invitó a un taller. Nunca volvió a ver a su familia.

  • El médico sueco publicó más de 40 artículos en revistas médicas pero cuando una universidad iraní lo invitó a un taller. Nunca volvió a ver a su familia.
  • Para sus colegas, es un médico respetado especializado en medicina de desastres, un campo sumamente exigente.
  • El veredicto se espera para julio y, si es declarado culpable, Nouri, de 61 años, podría enfrentar cadena perpetua.

 

Vida Mehrannia está tratando de salvar la vida de su esposo. Irán tiene programado ejecutarlo dentro de nueve días, para el 21 de mayo.

Para Irán, Ahmad Reza Jalali, un médico sueco de 50 años, es un “espía de Israel”. Para sus colegas, es un médico respetado especializado en medicina de desastres, un campo sumamente exigente.

“Es una pesadilla”, dijo a The Associated Press desde Estocolmo, donde vive con su hijo de 10 años y su hija de 19, quienes no han visto a su padre en los seis años transcurridos desde su arresto. “Quieren sacrificar a mi esposo”.

Esta imagen de archivo proporcionada por Vida Mehrannia muestra al investigador sueco-iraní Ahmad Reza Jalali en Barcelona, ​​España, en 2014.

¿Cómo comenzó todo?

Jalali, el médico sueco nació en la ciudad de Tabriz, en el noroeste de Irán. Desarrolló una exitosa carrera en Italia y Suecia, publicando más de 40 artículos en revistas médicas y enseñando en todo el continente. Cuando una universidad iraní lo invitó a un taller en abril de 2016, no dudó en asistir.

Nunca volvió a ver a su familia.

Los servicios de seguridad lo recogieron, lo acusaron de filtrar detalles sobre científicos nucleares iraníes que se cree que fueron asesinados por el Mossad y lo llevaron rápidamente a la notoria prisión Evin de Irán, donde fue sentenciado a muerte.

Mientras tanto, una búsqueda histórica en Suecia para responsabilizar a un ex funcionario iraní acusado de cometer atrocidades ha provocado indignación en Teherán.

Los dos casos han coincidido incómodamente. Hamid Nouri está siendo juzgado en Estocolmo por crímenes de guerra y asesinatos cometidos durante la guerra entre Irán e Irak, un conflicto que terminó hace más de un cuarto de siglo y persigue a Teherán hasta el día de hoy.

¿Qué está pasando entre Irán y Suecia?

Por primera vez, varios iraníes que sobrevivieron a las ejecuciones masivas al final de la guerra Irán-Irak han subido al estrado en un tribunal sueco.

Irán niega cualquier vínculo entre el juicio contencioso y la sentencia de muerte de Jalali, declarada inminente la semana pasada cuando los procedimientos judiciales suecos ocuparon los titulares internacionales. El portavoz judicial de Irán declaró el martes que el veredicto de Jalali era definitivo. Su familia cree que los casos están relacionados.

Las acusaciones en Suecia se remontan a 1988, después de que el entonces líder supremo de Irán, el ayatolá Ruhollah Khomeini, aceptara un alto el fuego negociado por la ONU. Miembros del grupo de oposición iraní Mujahedeen-e-Khalq, fuertemente armados por Saddam Hussein, cruzaron la frontera iraní desde Irak en un ataque sorpresa. Irán embotó su ataque.

Los juicios falsos de los presos políticos comenzaron en esa época, y se pidió a los acusados ​​que se identificaran. Los que respondieron “mujaidines” fueron enviados a la muerte, según un informe de Amnistía Internacional de 1990. Los grupos de derechos internacionales estiman que hasta 5.000 personas fueron ejecutadas.

Irán ha tratado de enterrar este oscuro capítulo de la historia. Pero ahora los recuerdos sensibles están siendo arrastrados a la luz. Ex prisioneros le dijeron a la corte sueca que Nouri, un ex funcionario judicial iraní, dictó sentencias de muerte, guió a los convictos a las cámaras donde fueron ejecutados y ayudó a los fiscales a recopilar los nombres de los simpatizantes de los muyahidines. Nouri niega su participación.

El veredicto se espera para julio y, si es declarado culpable, Nouri, de 61 años, podría enfrentar cadena perpetua. El caso resuena en Teherán, donde el exjefe judicial de línea dura Ebrahim Raisi formó parte de las comisiones que emitieron órdenes de ejecución.

Irán está indignado y condena el proceso como “un juicio espectáculo injusto e ilegal”.

Desde entonces, las autoridades iraníes han detenido a otro ciudadano sueco, un turista que viajaba por el país, confirmó la semana pasada el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia.

Notas relacionadas:

¿Los del IMSS quieren mejores condiciones de trabajo? “Se la pasan flojeando” acusan usuarios

También hay escasez de enfermeras: se requieren 750 mil para cobertura adecuada

En este Día Internacional de la Enfermera, Sheinbaum anuncia basificación de personal