El sistema de salud pública mexicano ha mostrado su fragilidad a lo largo de los últimos años. La falta de inversión impacta no sólo en los pacientes sino también en los médicos. De manera constante se expone el déficit de medicamentos y los equipos viejos con los que debe laborar el personal sanitario. Por lo mismo, en muchas ocasiones en lugar de facilitar su trabajo se logra lo contrario. Hoy los galenos deben de utilizar los escasos recursos que tienen a su disposición para ofrecer el mejor servicio posible.

Pero en medio de este escenario ahora existe una penosa situación que ya afectó a un médico pero podría presentarse a futuro en cualquiera. Se trata de lo ocurrido con el Dr. Gerardo Grajales Yuca en Chiapas. Su caso ya ha provocado la indignación y molestia de sus colegas, quienes consideran que ahora se busca criminalizar la profesión del médico.

Crónica de lo ocurrido

En resumen, el médico labora en el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y hace unos días atendió a un paciente. Después de hacer una revisión obtuvo un diagnóstico y le recetó los medicamentos indicados para remediar el dolor. El problema surgió porque en la farmacia del hospital no se contaba con los fármacos que requería la persona así que el galeno le dijo que tenía que comprarlos por su cuenta.

Pocos días después el paciente falleció y ahora se le acusa al Dr. Grajales de abuso de autoridad y ser el responsable de la muerte. Además, de momento se le decretado la prisión preventiva oficiosa, es decir, el médico tendrá que pasar todo el proceso en prisión. No importa si se extiende por meses o inclusive años.

De esta forma, ahora al médico se le hace responsable de la falta de medicamentos en las unidades de salud. La situación es muy grave porque deja expuestos a todos los integrantes del sector público donde es bastante común que no existan los insumos necesarios.

No se debe criminalizar a los médicos

Por lo pronto, durante la mañana de este 28 de julio se reunieron más de 500 médicos y enfermeras de diversos nosocomios en Tuxtla Gutiérrez. En primera instancia se exige la liberación del médico, pero además piden modificar las leyes. De lo contrario, este tipo de acusaciones contra los profesionales de la salud van a continuar y cada vez serán más frecuentes.

Su petición es bastante clara: la falta de insumos en los hospitales es responsabilidad de las autoridades estatales y federales. Aunque ahora se quiere culpar a los médicos de las fallas que vienen desde más arriba.