Los médicos generales desempeñan una labor fundamental dentro de cualquier sistema de salud. Son el primer contacto con los pacientes ante cualquier tipo de molestia o enfermedad. A través de sus conocimientos deben hacer una correcta valoración para ofrecer un diagnóstico certero o encaminar con un especialista. Por lo mismo, dentro del consultorio existen altas probabilidades de que se presenten contagios, en especial en los tiempos actuales.

Las cifras actuales de la Secretaría de Salud (SSa) muestran que dos de cada 10 infectados por Covid-19 son trabajadores sanitarios. De ellos, una gran cantidad son médicos generales. Al ser su trabajo una actividad esencial no puede detenerse; sin embargo, sí existen algunas medidas que pueden incorporar para mantenerse protegidos.

Cambios en la Nueva Normalidad

En primer lugar se encuentra el uso obligatorio de cubrebocas y careta facial. Ambos elementos deben utilizarse al momento de atender a todos los pacientes sin excepción. En un inicio se creía que sólo era ideal con los que presentaban molestias respiratorias pero ahora se ha indicado que debe ser con todos.

Otra medida que se debe adoptar es reducir al mínimo el número de personas dentro del consultorio. Lo ideal es que sólo ingrese el paciente y si tiene acompañantes deben de permanecer en la sala de espera. Aunque no es una regla estricta, se puede ser flexible cuando se trate de niños y adultos mayores.

De igual forma, no debes de olvidar realizar un correcto lavado de manos después de atender a cada paciente. Con esto proteges a todos los que te visiten pero también vas a estar a salvo tú. Inclusive puedes complementar con el uso de guantes si es necesario realizar una revisión a fondo.

También recuerda desinfectar de manera frecuente tu escritorio y todas las superficies dentro de tu consultorio que hayan sido tocadas por los pacientes.

INFOGRAFÍA: Consejos a seguir para evitar contagios de Covid-19 en tu consultorio

De manera tradicional siempre se ha recomendado nunca salir del hospital con la bata médica puesta, aunque muchos galenos no respetan esta indicación. Ahora debes ser más estricto y jamás portar esta prenda fuera de tu espacio de trabajo. Al mismo tiempo, debes de cambiarte antes de salir del consultorio porque de lo contrario podrías poner en peligro a tu familia.

Por otra parte, cada vez más profesionales de la salud se han incorporado al mundo de las videoconsultas médicas así que tú puedes hacer lo mismo. Con esto evitas el contacto físico con los pacientes y vas a trabajar con una menor preocupación.

No olvides que todas estas recomendaciones las debes de seguir de forma permanente y durante tiempo indeterminado. Es por tu protección pero también por la de todos los pacientes que acuden contigo a diario.