Las cifras actualizadas de la Secretaría de Salud (SSa) señalan que suman un millón 541 mil 633 casos totales y 134 mil 368 defunciones por Covid-19 en nuestro país. Aunque antes se creía que diciembre había sido el peor mes desde el inicio de la pandemia, ahora se teme que enero resulte todavía más mortal. Mientras que dentro de las principales causas se culpa a la relajación de las medidas preventivas y la insistencia a celebrar en grupo durante Navidad y Año Nuevo.

Como consecuencia de lo anterior, la Ciudad de México ya registra una ocupación hospitalaria del 90 por ciento y se mantiene en aumento. Es la cifra más alta desde que comenzó la emergencia sanitaria y existe el riesgo latente de sufrir un colapso en las unidades médicas a corto plazo. De hecho, ni siquiera con el programa Operación Chapultepec ha sido posible aumentar el número de camas disponibles en la capital.

Pero aunque se vive un panorama poco alentador, se tiene todas las esperanzas depositadas en las vacunas contra la Covid-19. Desde el pasado 24 de diciembre se aplicaron las primeras dosis en el país y hasta el momento se ha inmunizado a poco más de 50 mil mexicanos. El porcentaje es demasiado bajo aunque se tiene previsto que eso cambie de forma radical.

Ambiciosa estrategia para proteger a los mexicanos

En ese sentido, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el Programa de Vacunación Universal contra la Covid-19. Se trata de una ambiciosa estrategia que arranca hoy 12 de enero con el arribo de un cargamento con más de 430 mil dosis laboradas por Pfizer. Con el apoyo de elementos del Ejército y la Marina serán distribuidas en los mil 015 hospitales públicos que atienden esta nueva enfermedad.

Con base en lo previsto, se estima que en un día o máximo dos sean aplicadas todas las inmunizaciones. Al igual que en las jornadas pasadas, todas las dosis son exclusivas para el personal que atiende directamente a pacientes infectados. En cuanto se concluya con ese sector se comenzará a vacunar a los demás trabajadores de los nosocomios.

Por su parte, este nuevo programa establece que conforme lleguen los cargamento semanales se apliquen de inmediato. Además se debe recordar que una de las características de la vacuna de Pfizer es que no puede permanecer más de cinco días fuera de sistemas de ultracongelación.

Principal objetivo del programa

Con lo anterior en mente, para abril ya se habrían aplicado más de 15 millones de vacuna en el país. De esta manera se cubriría a todo el personal médico y a un porcentaje considerable de los adultos mayores. De cumplirse lo previsto, se reduciría la mortalidad de esta enfermedad en hasta un 80 por ciento.

En tanto que el mandatario señaló que habrá consecuencias severas para quienes intenten utilizar influencias o no respeten las reglas de vacunación. Afirmó que a todos les tocará su dosis en tiempo y forma así que nadie debe saltarse la línea para ser de los primeros si no les corresponde.

Además informó que aunque de momento la única vacuna disponible en México es la de Pfizer, muy pronto habrá más y eso aumentará la cantidad de dosis al alcance de la población. Por lo pronto, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ya autorizó la de AstraZeneneca y se prevé que en marzo lleguen los primeros lotes. Pero además se encuentra la Sputnik V que actualmente se encuentra en revisión para poder ser avalada para su uso de emergencia en nuestro país.