Ante un problema de las magnitudes de la emergencia sanitaria por Covid-19 ha sido necesario emprender acciones urgentes. Desde un inicio se optó por el confinamiento y promover una correcta higiene personal. Aunque eso no es suficiente y por eso la industria farmacéutica se ha enfocado en el desarrollo de vacunas que permitan generar anticuerpos. Ya existen varias opciones disponibles pero ahora lo más complicado es la distribución en todo el mundo.

En el caso de México se indicó que los primeros en recibir la inmunización cuando estuviera lista serían los médicos. Se trata de un rubro al que se debe proteger por la alta exposición a la que se encuentran frente al virus SARS-CoV-2. Y aunque así fue, la promesa no se ha cumplido por completo.

Vacunas de Pfizer serían exclusivas para médicos… pero no fue así

En ese sentido, también se indicó que para los trabajadores de la salud sería exclusiva la vacuna de Pfizer y BioNTech. Fue la primera aprobada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para su uso de emergencia en el país. Fue el 24 de diciembre cuando comenzó su aplicación pero unas semanas después empezaron los problemas.

A causa de la demanda mundial del insumo la farmacéutica detuvo los envíos a México durante casi un mes. Eso provocó que miles de médicos quedaran con el cuadro de vacunación incompleto porque se requiere de dos dosis para obtener una eficacia del 95 por ciento.

Desde hace un par de semanas la situación ha vuelto a la normalidad y precisamente hoy arribó a México un cargamento con 852 mil 150 dosis del biológico de Pfizer. Todo haría suponer que será utilizado para continuar con la protección en los trabajadores de la salud pero no es así.

El titular de la Secretaría de Salud (SSa), Jorge Alcocer, indicó que las dosis recién llegadas van a ser aplicadas en los adultos mayores de 38 municipios urbanos de todo el país. Todavía no se define con exactitud los lugares pero 106 mil 275 ya fueron enviadas a Monterrey; 208 mil 650 a Querétaro y 156 mil dosis a Guadalajara.

Con respecto a esta decisión, se explicó que debido a las características de almacenamiento de las vacunas de Pfizer es necesario aplicarlas de inmediato. Además se mantiene la política de proteger a los adultos mayores para lograr una reducción del 80 por ciento en la mortalidad por Covid-19.

Personal médico que ha sido ignorado

Mientras que por otra parte, la vacunación en médicos del sector público de la primera línea de batalla ya se encuentra por encima del 75 por ciento. Pero ahora la inconformidad radica en que los que laboran en áreas no Covid y los de hospitales privados y farmacias todavía no cuentan con una fecha para recibir la primera dosis de la inoculación.

Además en un inicio se informó que los biológicos de Pfizer serían exclusivos para el personal médico pero ahora ya no será así. Aunque es una realidad que los adultos mayores son parte de la población vulnerable, la campaña de vacunación ha sido inconsistente y contradictoria. Mientras tanto, miles de médicos y enfermeras continúan en acción en los hospitales a pesar de que no se les ha proporcionado la inmunización.