Desde el comienzo de la pandemia ha existido una recomendación general para disminuir la probabilidad de contagio. En todos los países se ha reducido el contacto físico como una estrategia para evitar más casos. Dentro de México la campaña de Sana Distancia se mantiene y a la fecha millones de personas permanecen en sus hogares. Lo ideal es que se combine con el lavado constante de manos y el uso de cubrebocas para ofrecer la mayor protección posible.

A su vez, uno de los cambios más grandes se obtuvo cuando se identificó que el virus SARS-CoV-2 es capaz de mantenerse activo en el aire. Por tal motivo la Organización Mundial de la Salud (OMS) tuvo que cambiar su postura y añadir la transmisión por vía aérea a su guía médica.

De igual forma, se ha comprobado que el patógeno se encuentra en las microgotas que todas las personas expulsan al toser, estornudar e inclusive hablar. Aunque una duda que persiste es con respecto a la distancia que el virus pueden llegar a recorrer. A la fecha se recomienda que exista una separación de al menos metro y medio entre individuos; sin embargo, podría ser insuficiente.

Mayor separación entre personas

Todo parte de una nueva investigación realizada por el Instituto de Computación de Alto Rendimiento de Singapur. Con el uso de la tecnología se observó que las gotas contaminadas pueden desplazarse hasta por 6.6 metros del emisor. Además se menciona que no importa si se trata de ambientes cerrados o abiertos porque en ambos entornos se generan aerosoles que pueden transmitir la enfermedad.

En ese sentido, la investigación señala que al expulsar las gotas, las de mayor tamaño tienden a caer directamente en el suelo al instante. El mayor problema radica en las de dimensiones minúsculas que inclusive son imperceptibles para el ojo humano. Son ellas las que flotan y se pueden desplazar por largas distancias.

Pese a lo anterior, no es el primer trabajo que afirma algo similar porque en el pasado la Universidad de Florida presentó algo similar. En ese caso lo que se dijo es que las partículas con carga viral pueden recorrer una distancia de hasta cinco metros.

Contar con espacios ventilados

De esta manera, en primera instancia se recomienda el uso de ventilación natural cuando se trata de espacios cerrados. Mantener las ventanas abiertas o utilizar filtros de aire es lo ideal para mantener protegidas a las personas reunidas.

Aunque el mayor cambio sería con respecto a la distancia mínima recomendada entre personas. Ahora se recomienda que sea mayor para garantizar una máxima protección. El inconveniente es que mantener una separación de al menos seis metros parece demasiado difícil de conseguir en cualquier tipo de ambiente. Tanto dentro de oficinas como en lugares como el transporte público.