Durante los últimos días ha sido habitual escuchar el término rebrote, en especial por la situación que enfrenta Europa. Aunque parecía que la región había controlado el problema sanitario, por diversos motivos todo se descontroló. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la población subestimó a la Covid-19 y retornó a sus actividades habituales con demasiada rapidez. Como consecuencia, ahora se presentan más contagios diarios que al inicio de la pandemia. Inclusive países como Italia, Reino Unido y España han endurecido sus medidas para reducir la movilidad de personas.

El panorama luce complicado porque también ha existido un repunte de contagios en otros territorios como Estados Unidos y México. En el caso de nuestro país, hasta el momento dos estados (Chihuahua y Durango) han tenido que regresar al color rojo del semáforo epidemiológico. Enfrentan momentos complicados por estar en máximo peligro y varios hospitales ya se encuentran a máxima capacidad. Mientras que existen al menos 10 entidades que podrían enfrentar algo similar.

Todo lo anterior ha hecho pensar acerca de las diferencias que podrían presentarse entre la primera ola de contagios y el inminente rebrote mundial. Al respecto, un equipo de investigadores de la Universidad de Texas publicó el resultado de su trabajo en la revista Nature.

La mayor diferencia entre ambos brotes

Sus conclusiones mencionan que este repunte será más peligroso y mortal que el primero, en especial por un motivo. Se trata de la mutación llamada D614G, la cual cada vez tiene presencia en más países y provoca que el virus sea hasta 10 veces más infeccioso.

En este caso, la mutación se caracterizada por el ácido aspártico al movimiento de la glicocola en la posición 614 del aminoácido de una proteína. Fue en agosto pasado cuando se identificó por primera vez en algunas naciones asiáticas como Filipinas y la India. Todavía no queda claro cómo surgió pero podría haber sido ocasionada por factores ambientales como la radiación ultravioleta o por un error en el proceso de réplica de DNA.

Por su parte, la investigación infiere que esta mutación ahora podría estar presente en gran parte del territorio europeo. En parte, sería uno de los motivos por los que el rebrote ha sido tan intenso.

Forma distinta de atacar

Dentro del trabajo se realizaron pruebas con modelos animales y así lo demostraron. Cuando se inocularon hámsteres con la nueva variante, se observó que la infección producía una mayor carga viral, además de que atacaba las células de la nariz y de la tráquea, pero no del pulmón.

Todavía faltan muchas preguntas por responder pero por desgracia los pronósticos parecen no ser halagadores. Además de que todavía no se ha podido definir si esta mutación tendría un impacto en las vacunas que actualmente se encuentran en desarrollo.