La pandemia se mantiene activa y cada vez son más los países que registran un repunte de casos Covid-19. Mientras que a diferencia de lo ocurrido meses atrás ahora los grupos vulnerables. Lo que se ha observado es que ahora los niños y jóvenes son los más vulnerables. El principal motivo es porque son quienes todavía no han sido vacunados, además en algunos casos también hay cierta responsabilidad de los padres de familia. El ejemplo más claro se puede apreciar con un reciente caso ocurrido en Argentina.

Relato de los hechos

Como lo reporta el periódico El Clarín, en la comunidad de Formosa se contagió un niño de nueve años. Se desconoce el momento o lugar en el que se infectó pero se indica que sus síntomas iniciales fueron cefalea, temperatura y dolor de garganta. Así permaneció por tres días.

El problema se generó por una controvertida decisión de los padres de familia que hasta el momento ha sido cuestionada. Por sus creencias personales los tutores del menor lo llevaron con un curandero. Lo que indican es que no confían en la medicina actual y por eso evitaron acudir con un doctor.

Hasta ahora no se ha revelado el tratamiento o indicación recomendada por el curandero pero todo fue a base de plantas y remedios naturales. El problema es que unos días después el niño falleció a consecuencia de la Covid-19.

Ante este trágico suceso ahora las autoridades del país sudamericano están en una disyuntiva. Ante las quejas de la población se ha planteado que tanto el curandero como los padres de familia podrían ser castigados. Se menciona que ambas partes podrían ser acusadas de homicidio involuntario. Es una realidad que sus decisiones fueron fundamentales para que el menor no se recuperara e inclusive su estado empeorara hasta fallecer.

Acudir solo con profesionales de la salud

Por otra parte, lo ocurrido reafirma la importancia que tiene una atención inmediata ante cualquier sospecha de un caso Covid-19. Mientras más pronto se confirme el contagio se puede iniciar con un tratamiento adecuado para cada paciente. En este tipo de situaciones el tiempo es fundamental.

De igual forma, la máxima recomendación es siempre acudir con un profesional de la salud. A través de su conocimiento puede identificar si hay motivos suficientes para considerar que se trata de un caso de Covid-19. En caso de ser así puede canalizar al paciente para que reciba los exámenes adecuados para confirmar o descartar el contagio.

Por lo tanto, los remedios mágicos o las curaciones sin evidencia científica ahora son tan cuestionadas. A pesar de las creencias personales, cuando se trata de enfermedades mortales se debe evitar acudir con este tipo de personas porque muchas veces lo único que se consigue es complicar el problema. Mientras que en el peor de los casos puede ser mortal como ene ste hecho ocurrido en Argentina.