Mientras avanza la pandemia sin control, también existen nuevas esperanzas gracias a las vacunas que se han desarrollado. Aunque se ha mencionado que el objetivo de las inmunizaciones no es evitar contagios sino las complicaciones y los decesos. Con esto en mente, su aplicación en la mayoría de las naciones serviría para reducir hasta en un 80 por ciento el número de víctimas mortales de esta nueva enfermedad. En tanto que a largo plazo se prevé que la Covid-19 podría ser tratada como cualquier resfriado convencional.

Casos mortales asociados a la vacuna

De momento, continúan las campañas de vacunación alrededor del mundo aunque existe un hecho que se mantiene en investigación. Como te informamos en días pasados, en Noruega se registró la muerte de 23 personas justamente días después de que recibieran la inmunización. En ese sentido, es necesario mencionar que en ese país europeo las únicas aprobadas son las de Pfizer y Moderna.

El hecho ha sido analizado por la Agencia Noruega de Medicamentos (NOMA) y el primer aspecto en común de todos los decesos es que eran adultos de más de 80 años. Desde entonces se ha buscado identificar si las muertes fueron provocadas la vacuna o si se trata de una casualidad.

Con base en una nueva investigación publicada por Bloomberg, no se ha podido comprobar que la vacuna haya sido la culpable de forma directa. Además se actualizó la cifra a 29 muertes y todas mantienen la misma característica de edad.

La hipótesis que se mantiene es que algunas de las reacciones que provoca la vacuna pueden ser peligrosas en personas de edad muy avanzada. En específico se menciona la fiebre, náuseas y diarrea.

Por su parte, Pfizer dio a conocer que durante los ensayos clínicos de su vacuna la edad promedio de los participantes fue de 50 años. Y aunque sí hubo adultos mayores, fueron muy pocos. En tanto que voluntarios de más de 80 años fueron todavía menos. De tal forma, el principal error es que no se pudo constatar que funcionara sin provocar daños en este sector de la población.

Comparar beneficios y riesgos en personas de edad muy avanzada

Por todo lo mencionado el Instituto de Salud Pública de Noruega ha hecho una actualización en su Guía de Vacunación Covid-19. La modificación señala que cuando se trate de personas mayores de 80 años debe existir una valoración previa de parte de un especialista. Es necesario revisar de manera personal cada caso para comparar los beneficios y riesgos a partir de las características de cada paciente. En caso de que el médico no lo crea conveniente entonces no se aplicará la vacuna.

Esta nueva indicación sólo ha sido aprobada en Noruega pero se estima que podría replicarse en otras naciones. En el caso de México no se han hecho comentarios al respecto porque todavía no se avanza a la etapa de vacunación de adultos mayores.