Padecimientos del corazón provocan 10 veces más muertes en mujeres que el cáncer de mama

Gracias al programa A Todo Corazón-Código Infarto se ha disminuido la mortalidad por problemas cardíacos dentro del IMSS.

171

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con múltiples programas destinados a mejorar la salud y prevenir enfermedades entre la población. Mientras algunos pueden ser cuestionados, otros han sido bien recibidos al mostrar buenos resultados. Precisamente uno de los que mejor ha sido recibido es Código Infarto. Gracias a la forma en que ha beneficiado a miles de personas es que se ha mantenido durante un lustro.

¿Qué es Código Infarto?

Surgió en 2015 con el fin de garantizar el diagnóstico y tratamiento urgente del paciente por infarto agudo al miocardio. Desde su implementación se han reducido dos días de terapia intensiva y un día de hospitalización por la intervención en un tiempo de entre 30 y 90 minutos después de que el derechohabiente llega a una unidad médica del Seguro Social.

Se basa en 23 redes de atención, que incluyen las 35 delegaciones del país. En ellas se estandarizan las acciones entre médicos, enfermeras, vigilantes y asistentes a través de un protocolo que funciona las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

A Todo Corazón

Por su parte, Código Infarto forma parte de la estrategia integral “A Todo Corazón”. Desde su nacimiento hasta la fecha se han atendidos cerca de 28 mil derechohabientes en una o varias de las siete acciones que comprende la estrategia, con un enfoque que va desde la prevención de enfermedades cardiovasculares hasta la rehabilitación en pacientes que ya pasaron por un infarto.

La Dra. Gabriela Borrayo Sánchez, jefa de Área comisionada al programa A Todo Corazón-Código Infarto del IMSS, explicó que los ejes incluyen, en la parte preventiva, promoción de hábitos saludables desde la infancia; detección de factores de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares y su control desde la juventud; e identificación de factores de riesgo en pacientes con alta probabilidad de sufrir un infarto o evento vascular cerebral.

Para otorgar mejor tratamiento, el programa implementó el Código Infarto en dos vertientes: el diagnóstico más oportuno a través de una red de atención que agiliza las acciones para identificar pacientes con infarto en el corazón y el tratamiento, ya sea con medicamento intravenoso para eliminar el coágulo que está causando el infarto, o mediante una intervención en la Sala de Hemodinamia mediante una angioplastia con balón y colocación de una malla o “Stent”.

Los últimos dos ejes son la prevención y atención de complicaciones en terapia intensiva y finalmente la rehabilitación temprana de pacientes que sobrevivieron al infarto.

Más mortal que el cáncer de mama

La Dra. Borrayo Sánchez señaló que por cada mujer que muere por cáncer de mama fallecen diez por algún padecimiento del corazón. Con esto se observa que las enfermedades del corazón son las que más vidas cobra en las mujeres. De ahí la importancia de promover hábitos saludables y atender de forma oportuna los riesgos de padecerlas.

Código Infarto nos ha permitido en casi cinco años mejorar la oportunidad del tratamiento en 58 por ciento de los casos; disminuido las complicaciones en 43 por ciento y la mortalidad en 60 por ciento; también han bajado los días de estancia, dos de terapia intensiva, uno de hospitalización y diez de incapacidad laboral.

En ese sentido, es importante mencionar que el Instituto cuenta con el Registro Nacional de Síndromes Coronarios Agudos del IMSS (RENASCA-IMSS) en el que se ha analizado a más de 37 mil pacientes. De ellos, se ha observado que la mujer tiene mayor porcentaje de factores de riesgo que llevaron a las pacientes a sufrir un infarto o pre infarto.

El 72 por ciento de las mujeres tienen hipertensión arterial, en comparación al 55 por ciento de los hombres; 54 por ciento de las mujeres tienen diabetes por 40 por ciento de hombres; y en colesterol alto, la relación es de 38 por ciento de mujeres y 35 por ciento de hombres; el único factor de riesgo que cambia es el tabaquismo, con 54% de hombres fumadores por 28% de mujeres.