Peligros del biberón

Cuando por alguna razón la madre no puede dar lactancia materna a su bebé, se ve forzada a introducir el biberón y en algunos casos el chupete. Sin embargo, el uso de éstos no debería prolongarse más allá de los 2 años.

Tanto el uso del biberón como del chupete son muy frecuentes y se dice mucho sobre los efectos que tiene sobre la salud del bebé. Algunos argumentan que ambos son fundamentales para alimentar y calmar al bebé, así como opiniones contrarias al respecto.

Lo cierto es que el uso de estos dos instrumentos es muy utilizado por las madres en la actualidad y, pueden ser beneficiosos en un sentido, pero, su uso tiene ciertas repercusiones negativas.

Cómo funcionan el biberón y el chupete

El uso de estas tetinas está vinculado al reflejo natural de succión que tiene el bebé. El reflejo de succión, junto al reflejo de deglución, garantizan la supervivencia del bebé. El bebé lo usará para prenderse del pecho de su madre obteniendo así, alimento y sosiego. Cuando el bebé no recibe lactancia materna, estos reflejos le ayudarán a usar el biberón para alimentarse y el chupete para calmarse1.

¿Por qué puede ser perjudicial el uso del biberón?

Es más sencillo succionar del biberón que mamar, sin embargo, por la facilidad con que sale la leche, puede disminuir la tensión muscular (hipotonía) de la lengua y de los labios e hipertrofiar las mejillas. En cambio, el movimiento al succionar el pezón es un 10% mayor, exige coordinación de los movimientos entre la mandíbula y la lengua para extraer la leche.

La succión y la deglución dejan de ser reflejos en la medida que crece el bebé, poco a poco se transforman en actos voluntarios, necesarios para luego masticar y comer, a la vez que se desarrollan todas las partes de la cara implicadas en el habla.

¿Cuáles son las consecuencias del uso prolongado del biberón?

El bebé alimentado con biberón debe improvisar patrones de succión, deglución y respiración para dosificar el contenido extraído y tomarlo sin atragantarse. Sin embargo, el uso prolongado del biberón más el uso del chupete tienen consecuencias en el desarrollo del niño:

  • Episodios de apneas prolongadas. Los bebés que toman fórmulas lácteas tienden a tener un sueño más profundo, por lo que se pueden presentar episodios de interrupción de la respiración o periodos en los que la respiración se haga muy superficial mientras duerme3.
  • Riesgo de aspiración de alimentos. Debido a la reorganización muscular se puede ocasionar regurgitación y aspiración de alimentos.
  • Se desarrolla el hábito de respiración bucal. Desencadenando fallas en la ventilación, infecciones respiratorias, disminución de la capacidad auditiva, alteración del desarrollo torácico y maxilofacial.
  • Se ve afectado el desarrollo máxilodentario. Con el biberón el bebé no hace la fuerza del vacío que tienen la succión, que es de gran importancia para el equilibrio de las presiones musculares internas y externas.
  • Se alteran la postura cervicocraneal y del eje vertical del cuerpo. Con el mal funcionamiento de la lengua y la mandíbula se genera una mala posición de la cabeza y el cuello con respecto a la cintura y el eje vertical del cuerpo, como una forma de compensar la disfunción4.
  • Se da un riesgo mayor de caries. Porque suele ser asociada la toma del biberón con la hora de dormir. El azúcar o alimentos azucarados agregados a la fórmula láctea se queda en los dientes, ya que, el bebé se queda dormido tomando el biberón y no se hace la respectiva limpieza de dientes5.
  • Se dificulta la fonoarticulación del lenguaje. Al no desarrollarse de forma adecuada los músculos masticatorios.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Moral A, Bolibar I, Seguranyes G, Ustrell JM, Sebastiá G, Martínez-Barba C, et al. Mechanics of sucking: comparison between bottle feeding and breastfeeding. BMC Pediatr. 2010; 10(1): 6. http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/73659
  2. Iriquin MS, Milat EI, Rancich LE, Rimoldi ML, Mendes CA, et al. Respiración bucal y deglución atípica: relación con la oclusión. En: XLIII Reunión Anual de la Sociedad Argentina de Investigación Odontológica (SAIO) (Los Cocos, 7 al 9 de octubre de 2010). http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/73659
  3. Palmer AB, Tesone M. Ronquido y apnea (suspensión de la respiración): cómo prevenirlos durante la niñez [Internet]. Brianpalmerdds.com. [citado 18 de septiembre de 2021]. Disponible en: https://www.brianpalmerdds.com/pdf/palmer-osa-spanish.pdf
  4. Okeson, J.P.: Dor Orofacial – guia de avaliação, diagnóstico e tratamento. São Paulo: Quintessence Editoral Ltda. 1998.
  5. Molina Escribano A, López Garví AJ, López Ibáñez C, Sáez Cuesta Ú. Caries del biberón. Revista clínica médica 2008; 2(4): 184–5.