Pérdida de peso, un buen deseo de salud que puede volverse peligroso

Para una correcta pérdida de peso es necesario seguir las indicaciones de un profesional de la salud o de lo contrario puede ser peligroso.

La pérdida de peso es uno de los propósitos más comunes al inicio de año pero también probablemente uno de los más abandonados al paso del tiempo. De acuerdo con la nutrióloga Anayeli Romero Gómez, con certificación en obesidad y especialista del Centro de Nutrición y Obesidad del Centro Médico ABC, solo el 10 o 15% de las personas logran cumplir esta meta.

Esto es debido a que las personas llevan a cabo cambios muy drásticos en su alimentación y de forma incorrecta. Además, por lo general no están guiados por un especialista. Otra razón es que quieren resultados inmediatos y si no los obtienen regresan a los viejos hábitos.

“Uno de los pensamientos más recurrentes de las personas es que las acciones que deben tomar son temporales y si además han hecho varios intentos previos sin conseguirlo, los predispone todavía más a abandonar, incluso aún sin haberlo intentado. Aunado a que se encuentran rodeados de información de familiares, amigos, redes sociales, que también los predispone a pensar en que es un proceso tortuoso”.

Añade que son alrededor de tres meses en que los pacientes se mantienen motivados para conseguir la pérdida de peso. Después de este tiempo disminuye considerablemente el apego a seguir con una dieta, ejercicio o cambio de hábitos alimenticios. Para que se forme un hábito al menos debe durar un año.

Indica que no solo es una cuestión de lo que comemos, hay muchas circunstancias que llevan a subir de peso y se debe encontrar el motivo. Sugiere ubicar el punto del que está partiendo la persona. Por ejemplo, si ha pasado por diferentes tratamientos al menos ya sabe qué es lo que no le funciona y puede cambiar las estrategias. Si es un primer intento formal lo mejor es que acuda con profesionistas de la salud que evalúen y definan los objetivos y alternativas.

Cuidado con las dietas

La experta explica que es muy común comenzar con las dietas de moda porque suenan muy fáciles de ejecutar como la dieta Keto, que suele restringir todo tipo de carbohidratos e incrementar el consumo de proteína y grasas. Pero hay que tener cuidado porque si la persona tiene cifras de colesterol elevado en sangre o hígado graso, definitivamente no es una buena opción para su salud, aun cuando se presenten resultados como pérdida de peso; se corren más riesgos que beneficios.

La dieta del ayuno intermitente que ha demostrado tener cierta efectividad, debe ir acompañado de un aporte adecuado de proteína, una distribución acorde a las necesidades de carbohidratos y grasas durante el día que, si no se suma con ejercicio de fuerza, el resultado podría ser pérdida de peso, pero a expensas de masa muscular, condición que puede traducirse en reganancia de peso con el paso del tiempo, a pesar de las restricciones en la alimentación.

Incluso, en las dietas vegetarianas y veganas es importante asesorarse respecto a las necesidades de suplementación para no caer en deficiencias y, por supuesto, haciendo ejercicio para no afectar el músculo.

Anayeli Romero menciona que es necesario que a través de un nutriólogo o médico se haga una evaluación del estado físico de la persona, que puede incluir un examen sanguíneo, que verifique la composición corporal para encontrar si hay o no algún desorden metabólico.

“El monitoreo es importante para saber si se presentan alteraciones con lo cual se puede decidir qué dieta es la más conveniente”.

La experta concluye diciendo que mejorar tu alimentación es mucho más sencillo de lo que parece, sobre todo cuando se buscan las estrategias que funcionen, considerando horarios, gustos y actividad física.