Tú sabes muy bien que la lista de enfermedades y padecimientos es infinita. Aunque de ellos algunos problemas todavía permanecen en el anonimato y eso genera que se conozca muy poco sobre sus afectaciones. Como consecuencia, las personas pueden tener alguno y nunca saberlo o tardar años en obtener un diagnóstico certero. Uno de los principales ejemplos es el Síndrome de Asperger que es uno de los más recientes en ser identificado.

En primera instancia se debe mencionar que no existen cifras claras acerca del número de personas afectadas. Con base en la Organización Mundial de la Salud (OMS) su incidencia aproximada es de dos casos por cada 10 mil niños.

Por su parte, uno de los máximos estudiosos de este problema fue el Dr. Hans Asperger, quien lo describió en la década de los ochenta. Es por eso que se utilizó su apellido para nombrarlo. En tanto que fue hasta 1992 cuando fue incluido en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) al ser catalogado dentro de los trastornos generalizados del desarrollo.

Rasgos particulares

En ese sentido, el Síndrome de Asperger también está incluido dentro de los Trastornos del Espectro Autista (TEA) porque comparte algunos rasgos característicos del autismo. Pero aunque son similares no son lo mismo. En este caso, algunas de sus características son las siguientes:

  • Lenguaje. Las personas con Síndrome de Asperger hacen gala de un vocabulario sorprendente que puede llegar a ser demasiado culto. Se nota más cuando hablan de algún tema que está muy relacionado con el tema por el que estén interesados.
  • Movimientos. La torpeza de movimientos es característica del Síndrome de Asperger. Aunque no hay un consenso de los expertos sobre este rasgo y, además, la variabilidad de las alteraciones entre los afectados en muy alta.
  • Memoria. Las personas con Asperger son muy capaces para el almacenamiento de muchos detalles. Suelen presentar una buena memoria de repetición, pero su principal problema es su falta de capacidad para integrar toda esa información.

Conmemoración nacional e internacional

Fue hasta el 2007 cuando se designó el 18 de febrero como el Día Internacional del Síndrome de Asperger. Se eligió este día para coincidir con el natalicio del Dr. Hans Asperger, quien nació en esta fecha pero de 1906. Mientras que el principal objetivo es darle visibilidad a este problema para fomentar el desarrollo de nuevas investigaciones.

Mientras que en México en 2019 la Cámara de Diputados declaró el 18 de febrero como el Día Nacional del Síndrome de Asperger. De esta forma se conmemora en la misma fecha que en el resto del mundo.

Dentro del ámbito nacional otro de los objetivos es hacer un censo para obtener una cifra que permita saber cuántas personas tienen este síndrome. Por ello, es indispensable generar conciencia en la comunidad médica y en toda la población, a fin de brindar atención en etapas tempranas.