Hay muy pocas instancias en la que la sordera es temporal. En la amplia mayoría de los casos, se trata de un fenómeno irreversible, que empeora con el tiempo. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha mostrado preocupación por los hábitos entre la población joven. De hecho, casi la mitad de los millennials están en peligro de sufrir una pérdida significativa de audición.

A través de un comunicado, la institución comentó que la raíz de esta sordera potencial es la forma en que se utilizan los dispositivos de audio. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, dijo que los millennials escuchan música con un nivel de sonido muy alto. Por ello presentó, junto a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), nuevos estándares de fabricación.

Tenemos la habilidad tecnológica para prevenir la sordera. No deberíamos permitir que los jóvenes sigan dañando su audición mientras escuchan música. Deben entender, de una vez y por todas, que este fenómeno es permanente. Este nuevo estándar OMS-ITU debería ser mucho mejor para salvaguardar el bienestar de los consumidores cuando disfrutan de sus actividades.

Lineamientos para la prevención de la sordera

En cifras de la OMS, alrededor de 466 millones de personas en el mundo sufren de algún tipo de sordera. Sin embargo, se espera que esta cifra aumente  a 900 millones dentro de los próximos 31 años. Esto significa que 1 de cada 9 personas en el planeta tendrían dificultades para oír. Se estima que el costo mundial de esta discapacidad es de 750 mil millones de dólares anuales.

Por ello, el Estándar OMS-ITU: Dispositivos y sistemas de audio seguros propone varias acciones. En primera instancia, propone reportar el nivel y tiempo de exposición al sonido como un porcentaje de los parámetros ideales. Asimismo, sugiere la creación de perfiles personalizados. Éstos les darían recomendaciones específicas a los usuarios para protegerse de la sordera.

Además, sugiere establecer diferentes opciones para limitar el volumen. Por ejemplo, un regulador automático de audio o un control parental para los usuarios más jóvenes. Asimismo, la OMS y la ITU sugieren a las compañías incluir guías e información sobre la sordera. Esta última propuesta aplicaría tanto para dispositivos de audio como para servicios de música y similares.