La Covid-19 se mantiene como una feroz amenaza en nuestro país aunque su velocidad de transmisión ya es menor que a inicios de año. Con base en la Secretaría de Salud (SSa) ya suman poco más de dos millones de casos y 180 mil defunciones. En tanto que una parte importante para evitar más muertes ha sido el inicio de la campaña de vacunación. A casi dos meses de su inicio se han obtenido resultados contrastantes debido a las complicaciones que se han presentado.

Avance lento en la protección de médicos

La primera inmunización se aplicó el 24 de diciembre y fue del biológico desarrollado por Pfizer. En ese entonces se indicó que los trabajadores de la salud tendrían prioridad para ser vacunados. Y aunque así fue, pocas semanas después empezaron los problemas debido a que la farmacéutica detuvo sus envíos a nuestro país. La situación se prolongó durante tres semanas y puso en riesgo a quienes ya habían recibido la primera inyección y requerían de la segunda para completar su esquema.

En ese sentido, la indicación de la farmacéutica es que la segunda dosis de su inmunización se debe aplicar con una diferencia de 21 días con respecto a la primera. En caso de seguir la indicación ofrece una eficacia del 95 por ciento. Aunque a decir de las autoridades nacionales, se puede diferir hasta 42 días sin que afecte en los resultados finales.

Pero aunque todavía no ha terminado la vacunación en los profesionales de la salud, se decidió iniciar la protección en adultos mayores. Para ellos se han destinado los insumos de AstraZeneca, Sputnik V y CanSino.

Al respecto, de acuerdo con un análisis de La Razón, aunque apenas han transcurrido unos días de que comenzó la aplicación en personas de edad avanzada, ya se aprecian diferencias notables. La mayor es que el ritmo es mucho más rápido que en la vacunación a médicos y enfermeras.

Vacunar a todos los profesionales de la salud

Por su parte, de acuerdo con la SSa se aspira a vacunar a un millón 100 mil trabajadores de la salud que están registrados en nuestro país. Aunque con el nivel que se tiene hasta el momento luce como una tarea imposible de cumplir.

Las estadísticas actuales muestran que hay 449 mil 186 personas del gremio que ya recibieron la primera dosis y ahora están a la espera de completar su esquema. Aunque lo más preocupante es que la mayoría de los médicos privados permanecen desprotegidos. Mientras que los que laboran en consultorios de farmacias han sido ignorados. A la fecha ni uno de ellos ha sido inmunizado.

Todo esto es de gran relevancia si se considera que México es uno de los países con más médicos fallecidos por Covid-19 del mundo. Hasta el momento se contabilizan más de tres mil víctimas mortales y muchos de los contagios se dieron por el simple hecho de trabajar y atender a los pacientes.