A pesar de que el robo de medicamentos no es una novedad en México, durante los últimos días la situación se ha incrementado hasta niveles alarmantes. Apenas el día de ayer te informamos acerca de la falsificación de una vacuna contra la influenza y ahora el hecho se ha repetido. De esta manera, el sector de la salud se encuentra en máxima alerta por los constantes hurtos de insumos destinados a la población en general.

Características de la vacuna robada

Con base en la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), este segundo robo corresponde a Vaxigrip, la cual también es una vacuna para la inmunización activa contra virus de la influenza A y B.

En esta ocasión la notificación fue presentada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el cual señaló que el producto despojado tiene el número de registro sanitario 478M96 SSA y fue fabricado por Sanofi Pasteur, con número de lote U3J491V y fecha de caducidad JUN 21, para uso exclusivo del sector salud.

Continúa el hurto de medicamentos

De acuerdo con el reporte, el pasado 12 de octubre un camión de la empresa responsable de la distribución de las vacunas sufrió el robo de 101 piezas de la vacuna Vaxigrip® f.f suspensión, equivalente a 10 mil 100 dosis, por lo que no se garantiza la seguridad y eficacia de este producto y su uso o aplicación representa un riesgo para la salud.

Al respecto, la Cofepris señaló que la vacuna fabricada por Sanofi Pasteur sólo se distribuye directamente dentro de unidades públicas. Por lo tanto, no puede adquirirse en farmacias particulares, hospitales privados o a través de internet y redes sociales.

A partir de lo anterior, todas las instituciones privadas deben abstenerse de adquirir el insumo con el número de lote indicado. De hacerlo estarían incurriendo en el delito establecido en el artículo 34 del Reglamento de Insumos para la Salud.

Por su parte, si tú como médico encuentras la vacuna con las características mencionadas a la venta debes notificarlo a las autoridades de inmediato. Además de que su comercialización representa un delito, su aplicación puede comprometer la integridad de las personas que la reciban por no encontrarse en óptimas condiciones. Cualquier tipo de vacuna requiere de un almacenamiento específico para garantizar su efectividad.

A su vez, se mantendrá un monitoreo constante a través de medios digitales que es la vía en la que se suelen vender medicamentos ilícitos con mayor frecuencia. Debido al inicio de la temporada de otoño, es justamente cuando comienza la aplicación de la vacuna contra la influenza. Por lo tanto es cuando más se requieren las inoculaciones entre los grupos vulnerables de la población.