La pandemia por Covid-19 se mantiene en ascenso y hasta el momento suman más de 33 millones de casos confirmados. Son muy pocas las naciones que han logrado estrategias exitosas para contener los contagios. Mientras que en el resto permanece una alerta máxima ante el riesgo que supone el inicio de la temporada de influenza. Ambos problemas podrían combinarse y causar estragos dentro de las unidades hospitalarias.

Ahora bien, aunque la nueva enfermedad ya ha provocado más de un millón de fallecimientos, también existen más de 23 millones de personas que se han infectado y han logrado recuperarse. Para conseguirlo ha sido fundamental la participación del personal de salud. Mediante tratamientos específicos y el seguimiento de indicaciones se ha logrado la curación.

Pero ahora, una de las dudas más recurrentes es la posible repercusión a futuro que puede sufrir alguien que ha superado la Covid-19. En primera instancia, suponer que una vez curado se termina el problema sería un error. En realidad, la mayoría de las personas continúan con molestias una vez que son dadas de alta de los hospitales.

Al respecto, la Agencia de Control y Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA) realizó un estudio. Al encuestar a 965 pacientes recuperados acerca de su salud actual se obtuvo que 879 han presentado molestias y secuelas. Con esto, el 91.1 por ciento declaró que sufre de al menos un efecto secundario.

Secuelas más frecuentes

Al profundizar en la investigación se obtuvo que la fatiga es la secuela más recurrente porque el 26.2 por ciento la ha presentado. Mientras que en segundo lugar se encuentra la dificultad de concentración que está presente en el 24.6 por ciento de los supervivientes.

Mientras que otros efectos secundarios que mencionaron los pacientes fueron trastornos psicológicos, pérdida de gusto y pérdida de olfato.

Además se especifica que en muchos de los casos son varias las secuelas que una misma persona sufre. Aunque lo que no se ha podido identificar con precisión es la duración de las molestias. Inclusive se ha llegado a sospechar que podrían mantenerse de por vida.

Posibles daños cardíacos

Por otra parte, también existen otras secuelas de alta peligrosidad aunque no tan recurrentes. Previamente un estudio publicado en JAMA Cardiology identificó daños cardíacos en los supervivientes. En este caso fueron miocarditis y pericarditis los que se manifestaron.

A partir de todo lo anterior se ha llegado a la conclusión de la Covid-19 podría ser una enfermedad sin final. Aunque no en todos los casos, en varias personas suelen persistir las molestias inclusive después de aparentemente haber superado el problema.