El trabajo de cualquier médico va más allá de atender al paciente y lograr su recuperación. Para obtener un diagnóstico preciso se requiere de hacer las preguntas adecuadas y verificar aspectos como la temperatura y presión arterial. Mientras que toda la información recabada se debe anotar en el expediente clínico que siempre es de utilidad para las consultas de seguimiento. Por lo tanto resulta un error considerar que la atención se termina cuando los visitantes salen del consultorio.

Como alternativa, desde hace unos años se encuentran disponibles los expedientes clínicos electrónicos. De esta manera, con apoyo de la tecnología es más sencillo poder registrar la información personal de cada paciente e inclusive es un paso que se hace de manera automatizada.

Cada vez son más los médicos que incorporan esta herramienta dentro de su espacio de trabajo aunque hasta el momento es una decisión personal. Aunque eso podría cambiar debido a una nueva propuesta que busca que el expediente clínico electrónico sea obligatorio en México.

¿En qué consiste la iniciativa?

Todo parte de una propuesta del senador Saúl López Sollano, quien precisó que los establecimientos que presten servicios de salud deben estar obligados a generar y conservar un expediente clínico digital con el historial de cada paciente, así como compartirlo con las diversas instituciones del ramo.

Para conseguirlo presentó una iniciativa que busca modificar el artículo 77 bis 9 de la Ley General de Salud. De esta manera se haría obligatorio el uso del expediente clínico electrónico en todo el país. La propuesta ya fue turnada de manera directa a las Comisiones Unidas de Salud y de Estudios Legislativos.

El legislador sostuvo que es fundamental que todos los datos de las personas que reciben atención médica se encuentren en una plataforma electrónica y puedan utilizarse cuando sea necesario, a fin de que el manejo de esta información sirva para determinar un mejor diagnóstico.

Garantizar confidencialidad y protección de datos personales

Además precisó que los registros de cada paciente deberán ser tratados con la confidencialidad que establece la Ley General de Salud y contar con el respaldo de los datos tanto de los afiliados a un servicio privado como de los beneficiarios del Instituto de Salud para el Bienestar.

Con estas modificaciones, se podrán intercambiar opiniones entre médicos de distintos hospitales sobre un diagnóstico o distintas funciones médicas, bajo medidas de seguridad, confidencialidad y profesionalismo.

El senador López Sollano afirmó que las historias clínicas son primordiales para poder archivar y gestionar información sobre la atención sanitaria de una persona, además de que pueden utilizarse para investigación clínica epidemiológica.

Con la entrada en vigor del nuevo esquema de salud, dijo que se requiere la implementación de controles de información de pacientes para una mejor atención, así como dar seguridad a las personas que no son derechohabientes sobre el manejo responsable de su historial clínico.