Está en la naturaleza humana cometer equivocaciones. Esto se extiende a la industria de la salud. Sin embargo, en este sector, un error puede tener repercusiones importantes. Por eso, es crucial contar con el respaldo de tu supervisor. Para conseguirlo, es importante conversar sobre el incidente lo antes posible. Además, debes asegurarte de cumplir 3 puntos específicos:

1Hacerte responsable del error

No hay nada más importante en este tipo de conversaciones que reconocer tu culpabilidad. Es muy importante la forma en la que presentes el incidente. No despersonalices el asunto, reduzcas tu rol en la situación ni intentes apuntar dedos a otras personas y/o situaciones fuera de tu control.

Debes explicar brevemente en qué consistió el error. Procura no dar excusas al momento de relatar el incidente. Enfócate exclusivamente en los hechos y repercusiones de la situación. Acepta que tus acciones tuvieron un impacto negativo en otras personas. Prepárate para responder a la reacción de tu jefe, sin ponerte a la defensiva. Y no olvides disculparte.

2Aborda qué acciones deben tomarse de inmediato

Sin importar qué tan grave es un error, deben lidiarse con sus consecuencias inmediatamente. Pero en medicina, las repercusiones de una equivocación suelen ser graves. Por ello, es fundamental tener preparado un plan de contención que te permita manejar la crisis.

Comunícate con los colegas, colaboradores, pacientes y familiares que hayan sido afectados por el error. Asegúrate que conozcan, junto con tu jefe, qué pasos tomarás para minimizar el impacto de la equivocación. También debes diferenciar entre las cosas que puedes remediar y aquellas que ya no se podrán solucionar. Procura abrir tu plan de acción a la retroalimentación de tu supervisor.

3Reafirma qué cosas harás distinto la próxima vez

Si cometes un error, es un evento desafortunado. Pero equivocarte y no reflexionar sobre tu desempeño es irresponsable. Comenta con tu jefe qué acciones y decisiones específicas llevaron al incidente. Utiliza estas ideas para construir un plan de mejora para el futuro.

También debes identificar si otros agentes contribuyeron a que se cometiera el error. Esto no debe hacerse con el fin de quitarte responsabilidad o echar culpas. Más bien, tu objetivo debería ser mejorar el proceso de forma integral para el futuro. Si necesitas ayuda en el proceso, pídele su apoyo a tu jefe o tus colegas. Y no olvides darle un seguimiento a estos compromisos.